120 años marcando el tiempo de la ciudad

En el día de hoy, desde el municipio dieron a conocer detalles históricos del reloj municipal. El mismo fue puesto en funcionamiento en el año 1897.

En 1886, bajo la intendencia de Manuel Gianello, se planifica construir un reloj público tan necesario para la época ya que Nogoyá poseía ferrocarril. Mediante conformación de comisión de damas se decide aportar fondos con el fin de adquirir uno, para lo cual el municipio de Nogoyá destinó 300 pesos.

En primera instancia, se había evaluado colocar el aparato sobre las torres de la iglesia de la ciudad, pero estas no eran seguras debido a la altura, considerando que por aquel tiempo el templo no poseía las torres actuales.

Finales del siglo XIX, la municipalidad, ubicada en otra parte de la ciudad, le compra a Isidro Aquino, el terreno en donde actualmente está emplazado el palacio municipal, para levantar sobre él la torre que sostuviera el reloj. La firma constructora victoriense “Guillino”, fue la encarda de realizar la infraestructura.

Una vez que el señor Ghiggino, constructor de dicha empresa aprobó los planos para edificar una torre que permitiera la visualización del aparato, construcción anhelada por los nogoyaenses, otro constructor de la firma, Luis Galli, decide dar inicio a la obra. Luego de un periodo extenuación, en 1897 se colocó el reloj, traído de Suiza, con un valor de 2700 pesos.

¿Cómo funciona en la actualidad?
En la actualidad, el responsable de darle cuerda y el mantenimiento del mismo es el empleado César Banegas, quien hace seis años posee dicha labor. El mismo comenta que una vez por semana debe realizar intervención y mantenimiento con el fin de regular las cuerdas que pueden verses alteradas por las inclemencias del tiempo.

¿Por dónde se accede?
En el ingreso al recinto del Concejo Deliberante, del lado derecho se encuentra una puerta semi sellada. Allí puede hallarse a una escalera espiral que funciona como ruta de ese devenir histórico, que enlaza todas los pasajes de la torre como sistema de conexión, uniendo los espacios y las articulaciones interiores con la campana exterior, que posee la inscripción de “Municipalidad de Negoya, 1896, Jose Raffo Buenos Aires” y da anuncio de la hora a los transeúntes.

Fuente: “Nogoyá en el historial de Entre Ríos”, de Juan Bautista Ghiano.

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *