“Tiraron por la borda la última esperanza”

La Marina dio por terminada la fase de rescate de posibles sobrevivientes y a partir de ahora solo seguirá buscando el navío en el fondo del mar. Los familiares criticaron la decisión, aseguraron que es “absurda y sin sentido” e insistieron en sentirse “engañados”.

La Armada no lo dijo oficialmente, pero ya considera que los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan están muertos: ayer anunció que dio por finalizada la etapa de rescate de posibles sobrevivientes y que de ahora en más se concentrará solo en la búsqueda del navío en el lecho del Mar Argentino. La fuerza justificó la decisión en la falta de resultados del operativo en el Atlántico sur y en el hecho de que las tareas de rescate se extendieron al doble del plazo de posible supervivencia del personal a bordo.

En medio del renovado dolor, los familiares de los tripulantes que no se encontraban en la Base Naval de Mar del Plata se quejaron porque se enteraron de las novedades a través de los medios y reiteraron sus críticas: “Tienen una perversidad inusitada. No sabíamos que iban a abandonar el rescate”, resumió el sentir Luis Tagliapietra (padre de Alejandro, un teniente que iba en el navío), quien en diálogo con PáginaI12 exigió al presidente Mauricio Macri que “revierta esta decisión arbitraria, absurda y cumpla su promesa de buscarlos hasta las últimas consecuencias”.

En el día había ido creciendo el desconcierto. A media mañana, trascendió que tres barcos que participaban del operativo en la zona del desastre estaban regresando a Comodoro Rivadavia. Entre ellos, el Sophie Siem, de bandera noruega, contratado por la Marina norteamericana para llevar al lugar un submarino de rescate de personas. No solo no se dio en ese momento información oficial al respecto sino que no se explicó quién había tomado la decisión de emprender el regreso.

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *