Con una imagen aérea, reflejan el grado de contaminación en Barrio San Carlos

Hace ya varias semanas vecinos ven con preocupación la realidad que están viviendo en la ciudad de Nogoyá en referencia a la nueva unidad de negocios ubicada en el ejido sur, sobre Ruta Provincial 26.

El día domingo se congregaron los vecinos en las inmediaciones al Polideportivo Municipal para hacer oír su reclamo. En el lugar se hizo presente el Secretario de Gobierno, Marcelo Barreto, y coordinaron una reunión que se realizó el lunes a primera hora de la mañana.

Cabe destacar que dicha empresa (Clycopharma) fue habilitada por la gestión del Intendente Rafael Cavagna y tras las gestiones de la empresa se hicieron obras de cloacas hasta la empresa de glicerina.

Luego, tras los reclamos de contaminación, se procedió a clausurarlas y hoy los vecinos del Barrio San Carlos se “ven perjudicados ya que dejaron de contar con dicho servicio y afortunadamente algunos cuentan con pozo negros”, afirmó una vecina al programa Opinión Pública. A esto se debe sumar  la contaminación que cada día avanza más.

Cabe destacar que el encargo de medio ambiente, Ing. Uriel Olivera realizó en varias oportunidades  muestras de los efluentes derramados por la fábrica y elevo los resultados al juzgado de faltas para que dicho organismo tome las sanciones que correspondan. Al día de la fecha no se sabe qué medidas tomará el Ejecutivo Municipal y el Juzgado de Faltas para parar la contaminación flagrante que sufren los vecinos de la ciudad.

LA CONTAMINACIÓN
Los efluentes de este complejo industrial comienzan su recorrido sobre la extensión de calle 16 de Julio (paralela a Ruta 26) cruza por debajo de la calle a través de tubos de alcantarilla y comienza su recorrido por los campos aledaños.

El canal aprovecha la pendiente natural del terreno, pero se evidencia la creación de la zanja con maquinaria pesada, demostrando la premeditación del hecho contaminante. 

Los efluentes siguen su recorrido hasta llegar a la intersección de la extensión de calle Lisandro de la Torre y el camino conocido como “Lo Bagur”; allí se puede observar un líquido blanco que recorre la cuneta del mencionado camino hasta llegar a la parte posterior del cementerio, en donde se comienzan a formar lagunas a ambos lados del camino porque la pendiente no permite que sigan su recorrido. En días de lluvia, ese liquido termina en los campos del lugar.

Fuente: Nogoyá Al Día 

 

 

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *