Asaltaron a matrimonio y simularon una ejecución

Ocurrió este miércoles en plena siesta nogoyaense. Suponen que son delincuentes de baja estafa que realizan tareas de inteligencia para elegir a las víctimas. Dijeron que cortarían dedos a la mujer si no entregaban dinero y les gatillaron varias veces. Las victimas tienen 70 y 68 años.

El jefe de la Policía de Nogoyá, comisario Mayor Arnaldo Pruzzo, estuvo reunido ayer al anochecer con las autoridades judiciales de esta jurisdicción, tratando con preocupación esta modalidad que ha comenzado a preocupar a los habitantes de esta población.
Lo ocurrido ayer de tarde salió a la luz casi de inmediato y la noticia corrió como reguero de pólvora, causando una lógica sensación de inseguridad y el inmediato reclamo mediático de pronto esclarecimiento.


No es común que asaltantes muñidos de armas de fuego, que tienen como objetivo obtener dinero y alhajas de una vivienda familiar, ocupen tiempo de la faena delictiva en acostar al matrimonio que resultó víctima en este caso y realizar varios simulacros de ejecución gatillando un arma tipo 22 corto. Además, amenazaron con cortarle un dedo a la mujer con una tijera de podar.
La Policía, luego de escuchar algunos detalles, de boca de las víctimas presumen que existió de parte de los asaltantes un importante operativo de inteligencia previo, tal como sucedió con al menos dos robos recientes.


Todo comenzó poco después de las 15 de la tarde de ayer en el barrio Lourdes de Nogoyá, ubicado detrás del complejo de vivienda denominado “El Palomar”. Dos delincuentes, utilizando un ardíd, ingresaron al domicilio de un vecino de 70 años de edad y lo retuvieron junto a su esposa de 68 durante 50 minutos, amenazándolos y despojándolos de dinero y alhajas.
Invocaron el nombre de una vecina para ingresar, y aduciendo el tema de la Iglesia Carismática a la que pertenecen, lo que inspiró confianza en las víctimas para abrir la puerta de calle. 


Cesar, uno de los damnificados, manifestó publicamente que “Un informante ha habido, mi señora ha retirado dinero de dos instituciones de la iglesia, y de la capilla de Lourdes. Además unos ahorros nuestros y unas alhajas”.
“Nos pusieron un almohadón boca abajo, y nos hicieron simulacros de ejecución con un arma”.  “A mi esposa la amenazaron con cortarle un dedo con la tijera de podar.  Le abrimos a una sola persona, pero luego golpearon y cuando abrí me empujaron y entraron”.


César dijo que alcanzó a ver una única arma del tipo revólver 22 corto, y los asaltantes le dijeron “Como vos nos mentiste, si llegamos a encontrar algo más te matamos”.
Los delincuentes lograron llevarse poco más de 5.000 pesos, algunos dólares y alhajas y finalmente utilizaron bufandas para maniatar a las víctimas. 
Ante comentarios de que este hecho es parte de una seguidilla de asaltos de similares caracteristicas, el jefe de Policía Victor Pruzzo, dijo a EL DIARIO que “no es cierto que hayan ocurridos hechos así de similares, pero en este caso estamos investigando muchas puntas, sin descartar absolutamente nada”.

Fuente: EL DIARIO

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *