Crónicas de viaje – El Coro Polifónico de Nogoyá en Brasil

FUENTE NOGOYÁ POST (Crónica: Eleonora Sosa Hansson)| En octubre de 2017 surgió la invitación para participar del “II Festival Internacional de Coros de Fortaleza”, Brasil. Sabíamos que implicaba un gran desafío, mayormente por el traslado hasta ahí. Pero como tenemos un Director decidido y arremetedor, junto con el presidente de la Asociación que siempre busca la manera de acompañar y hacer el mejor uso de los recursos, entonces decidimos participar del mismo.

Ana María Trigatti se encargó de hacer la gestión con la organización del festival y nos iba informando de todas las novedades. Desde la Asociación Amigos del Coro Polifónico de Nogoyá, se decidió seguir con la venta de pollos al horno, como también iniciar gestiones de apoyo municipal y provincial. Cada coreuta fue ahorrando dinero por mes para costear el viaje. Luego de innumerables ensayos, otras presentaciones en el año  y el transcurrir de nuestras vidas convulsionadas, llegó el día del viaje. Entonces una comitiva de 37 personas entre coreutas y acompañantes partimos en el colectivo de la municipalidad, el miércoles 08 de Agosto a las 22:00 hs luego de un día largo de mucho frío y viento; a aventurarnos a la espera en aeropuertos, la emoción y asombro de los vuelos y con ansias de compartir momentos y conocernos más. A medida que escalábamos hacia el ecuador, el calorcito se hacía sentir, y nuestras expectativas crecían.

Una vez en Fortaleza nos recibió Carla, una de las organizadoras del festival, con una amabilidad y calidez típica de las personas de Brasil. Entonces siguieron días charlas entre los compañeros, en la playa, con aire de distención, hasta la hora que tenemos ensayos, pero todos éstos momentos atravesados por la música y para la música, que es la razón que nos convoca.

El viernes 10 nos presentamos con los demás coros y cantamos “Te quiero” de Favero y Benedetti, en una velada de confraternización, en la cual gustó mucho la presentación de nuestro coro. Participaron también  del encuentro e hicieron sus presentaciones el “Coral Preludio” integrado por coreutas de Curitiba, Foz do Iguazú (Brasil), Ciudad del Este (Paraguay) dirigido por Gil Gonzalvez, el Coral Canto de Luz de la UNITI/UFMA de Sao Luis Maranhao y el coral Canto de Luz de Natal RN. Luego cenamos y bailamos disfrutando con los demás participantes.

El sábado 11 de agosto fue el concierto de Gala en el Teatro RioMar, el que estuvo colmado de público ávido de música. Comenzó 20:30 hs Iniciaron la presentación los Corales Preludio, y Canto de Luz. Luego hizo su presentación el Coro Polifónico de Nogoyá, Dirigido por Aníbal Buggoni, con su asistente de dirección Patricia Osman, el cuál fue ovacionado por los presentes. Cantamos “Canción de Cuna Costera” de Linares Cardozo  y “Carinhoso” de Pixinguinha, con el acompañamiento en guitarra de Sergio Ronchi. Luego “Jacinto Chiclana” de Jorge Luis Borges/A. Piazzola y terminamos con la alegre “Araca la cana” de Elio Pumba con el acompañamiento en percusión de Sergio Ronchi. Siguió la presentación del Coral Belencanto de Belem PA. La Gala terminó con una masa coral, 270 coreutas cantando “Asa Branca” y bailando al son de su contagioso ritmo brasilero. Hubo corales con mucho despliegue de vestuario autóctono y singular colorido.

El domingo  a las 8.30 am se filmó el Clip del Festival, en el monumento a Iracema, donde todos los coreutas cantamos “Asa Branca” canción popular brasilera de Luis Gonzaga y Humberto Teixeira.  Sacaron fotos de las distintas delegaciones, se filmó con un drone al lado del mar en un clima de verdadero encuentro, enriquecimiento y alegría.

Si pienso en el hilo conductor que lleva a éste y a cualquier otro proyecto o sueño a hacerse realidad, me surgen 3 conceptos. Uno es el compromiso, con lo que uno hace, con querer dar lo mejor, con la excelencia y a la vez saber ser humilde para seguir aprendiendo. Otro sería la perseverancia y el trabajo diario y sostenido, de a poco pero con un fin en mente que hace que todo el esfuerzo valga la pena. Y el último sería el trabajo en equipo, que hizo en éste caso que estemos acá, disfrutando, aprendiendo, enriqueciéndonos y dando lo mejor de lo que amamos hacer en represenación de Nogoyá, lo que nos une y nos repara el alma: el canto coral.

Cronica y Fotos: Eleonora Sosa Hansson*

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *