Datos para tener en cuenta acerca de los mosquitos

Las lluvias complican la fumigación. La humedad y el calor favorecen la reproducción del insecto. Por ello, la presencia de mosquitos será cada vez mayor esta primavera. Revelan por qué algunas personas atraen más a los mosquitos.

Especialista explicó por qué Los pronósticos indican una primavera en la que las lluvias serán una constante. Esto sin dudas repercutirá en la proliferación de mosquitos, cuya presencia se incrementa notablemente tras las intensas precipitaciones. En este marco, las tareas de fumigación se dificultan, ya que la lluvia lava el producto que se aplica en el ambiente para repeler a este tipo de insectos, y por otro lado se favorece su ciclo vital.
El doctor en Biología Adrián Díaz, explicó que “el mosquito tiene ciclo de vida que ocurre en dos ambientes: uno acuático en el que el mosquito entra y deposita sus huevos, una larva que se alimenta de materia orgánica que está en el agua y esa larva se convierte en lo que se denomina pupa, que es lo que vemos como una coma. Después de esa pupa se empieza a generar un proceso de metamorfosis que da lugar al adulto, estado que vuela y donde hay dos partes, la de los machos que se alimentan de jugos de plantas, y las hembras, que además de jugos de plantas, para poder poner los huevos se alimentan de sangre porque necesitan proteínas. Además, son los que efectivamente pican. “Existen muchas especies de mosquitos, pero se destacan en nuestra zona dos grandes grupos: el aedes aegypti, que puede trasmitir el dengue y la fiebre amarilla si está infectado; y el cúlex, que es el que aparece por las noches y también puede trasmitir otro tipo de enfermedades, según la región”.
Al aedes aegypti se lo denomina un mosquito de inundación, aunque no pone los huevos en el agua, sino en un lugar cercano. “Esto es importante destacarlo, porque cuando se realizan las tareas de descacharrización muchas veces se vuelca el agua, pero los huevos quedan adheridos por ejemplo a la superficie de los floreros, y como son huevos de resistencia que pueden sobrevivir hasta un año, cuando se vuelve a colocar agua las larvas nacen sin problemas”, dijo.
El biólogo contó además que “otra cosa que hay que tener en cuenta es que el aumento de la temperatura aumenta los ciclos de vida del mosquito. Es decir, que en lugar de reproducirse cada dos semanas, lo pueden hacer cada 10 días, por eso también se da que hay mayor población cuando hace más calor. Y en los días pesados, cuando hay presión baja, el mosquito incrementa su actividad, está como más histérico; en cambio, cuando mejora la presión atmosférica se tranquiliza”.
Otro de los aspectos que resaltó es que “hay personas por las que los mosquitos sienten mayor atracción, y esto se debe a señales químicas que liberamos, por eso el mosquito nos encuentra aun en la oscuridad. Huele sobre todo el dióxido de carbono que emanamos a través de la respiración. También en la piel tenemos glándulas sebáceas y a través de esa grasa protectora se libera un olor que en algunas personas es más evidente”. En este sentido afirmó que “generalmente el aedes aegypti pica de los tobillos para abajo porque el olor de los pies, que a los humanos nos desagrada y que es producido por hongos o microorganismos naturales que están en esa zona del cuerpo, a estos mosquitos les fascina”, dijo por último a diario Uno.

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *