Este 02 de junio se celebró el Día del Bombero Voluntario y como ya es costumbre, la tranquilidad de la siesta nogoyaense se vio interrumpida por el sonido de la sirena del cuartel que anuncia el inicio del acto protocolar. Un acto que contó con ribetes especiales que son merecidos contar.

Sonaba la sirena y el acto se disponía a comenzar, con un panorama alentador, a pesar del frío y fuerte viento unas 300 personas se encontraban apostadas en la fachada del cuartel para compartir el acto.

Tal vez 300 personas sean pocas, pero comparando años anteriores, esta convocatoria se puede considerar amplia y superadora. Mas allá de esta postal númerica, se notaba un ambiente de fiesta familiar en el predio.

Atrás quedaron los discursos polémicos, en donde los protagonistas lanzaban reclamos y contaban lo deplorable de la situación bomberil y delegaban toda responsabilidad al gobierno de turno y a la burocracia de estado.

Este 02 de junio de 2016 la situación fue totalmente distinta, se demostró trabajo en equipo y logros.

«Comenzamos con este sueño ambicioso y hoy podemos decir que lo estamos logrando» indicó el presidente de la comisión Bonifacio Villarruel al comenzar su discurso y continuó detallando todos los inconvenientes que se superaron, para que hoy el cuartel cuente con tres autobombas al servicio de la comunidad, toda la documentación al día en la Federación Entrerriana de Bomberos y en Personería Jurídica de la provincia.

Además a simple vista se pudo observar un trabajo de refacción integral del edificio del cuartel. En su exterior totalmente pintado, revocado e iluminado. En su interior, se observa un orden que antes no existía y además se está realizando la construcción de oficinas para comisión directiva, lo que permitirá el uso del casino para los miembros del cuerpo activo. Entre otras necesidades, se instaló el servicio de gas natural y conexión de agua caliente para que los voluntarios puedan tomar una ducha luego de acudir a una emergencia, cosa que antes no podían hacer.

Orgullosos de estos logros, los Bomberos Voluntarios de Nogoyá han abierto las puertas del cuartel para que este 02 de junio la comunidad pueda observar un panorama diferente. Antes, se tomaban fotografías de situaciones calamitosas y dolorosas por las que atravesaban los voluntarios. Hoy se muestran logros, proyectos e ideas y sobre todo trabajo en equipo.

No se habla de logros personales, no se mencionan personas, sino que siempre se habla en plural y se relata con entusiasmo lo realizado y las próximas realidades. «Mirar para adelante» es lo que pidió uno de los miembros del cuerpo activo al tomar la palabra, lamentó lo sucedido en años anteriores e invitó a todos a formar parte del equipo que está poniendo de pie la institución y convocó a personas de ambos sexos para que se incorporen al cuerpo activo.

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *