Domingo Liotta recibió el premio Pancho Ramirez

El doctor diamantino, Domingo Liotta, fue distinguido por la Honorable Cámara de Diputados de Entre Ríos con el premio Pancho Ramirez. Liotta, quién cuenta con una reconocida trayectoria en el mundo científico de la medicina ocupando lugares de relevancia en instituciones y gestiones gubernamentales, manifestó que el acto era “un alto en el camino”. Afirmó también que “contaba con la serenidad del deber cumplido” y destacó las gestiones del gobernador Sergio Urribarri para que se pueda estudiar medicina en nuestra provincia. Agregó que estaba “a disposición” para colaborar en este proyecto.
La ceremonia se realizó este miércoles en el recinto de la Cámara de Diputados, donde Domingo Liotta recibió la distinción en reconocimiento a su labor en materia de salud, particularmente en el campo de la cardiología. Tras recibir diferentes presentes y distinciones, además del premio Pancho Ramírez, el diamantino recordó algunas anécdotas vinculadas a su paso por el Colegio Justo José de Urquiza en Concepción del Uruguay. Señaló que era “un honor muy especial para un ciudadano común como yo, recibir esta distinción” y remarcó que representaba para él “un alto en el camino, con la serenidad por el deber cumplido”.
Por otra parte, sostuvo que tras años comprometidos en las salas de operaciones, “me he dedicado a la docencia”. En ese marco es que solicitó a los legisladores, “trabajar para alcanzar la más alta historia intelectual en Entre Ríos”, felicitando a continuación las gestiones realizadas por el gobernador Sergio Urribarri para que la carrera de medicina pueda estudiarse en la provincia. “Hubiera querido que esto sucediera en Diamante, pero igualmente me alegro porque sea en Concepción del Uruguay, que también es mi ciudad”, indicó y agregó que estaba dispuesto a colaborar en lo que fuera necesario para que el proyecto tenga éxito.
“Es una propuesta honorable”, subrayó a la vez que afirmó que se trataba de “bloques de construcción para el futuro. Debe servir para que los entrerrianos se preparen, no solo como médicos, sino también como personas. Un buen gobernante debe luchar contra la pobreza y preocuparse por la educación”. En ese sentido, dejó en claro que se debe poner especial énfasis en lo materno infantil y lo educativo, ya que así se hacen “las revoluciones”. Expresó además, que “la medicina no es una empresa tecnológica, sino moral. Hay que formar profesionales que estén al servicio de las familias”.
Presentes
El premio Pancho Ramirez fue entregado al homenajeado por el presidente de la Cámara de Diputados, José Angel Allende, acompañado por los diputados Juan Carlos Darrichón de Diamante y Marcelo Bisogni de Concepción del Uruguay. Entre otras cosas, Liotta recibió de manos de la intendenta de Diamante, Claudia Gieco, y el viceintendente de esa ciudad, Daniel Chemez, presentes realizados por artistas de la ciudad blanca; haciendo lo propio el intendente de Ramirez, Edelmiro Kramer. A su vez, la Sociedad de Cardiología lo nombró Socio Honorario, se le leyeron salutaciones de autoridades y amigos, se le hizo entrega de libros y un ramo de flores por parte de la Cámara Baja, representada en las legisladoras Laura Stratta de Victoria y Emilce Pross de Paraná.
Domingo Liotta
Nació en Diamante, el 29 de noviembre de 1924. Recibió su título de médico de la Universidad Nacional de Córdoba en 1949 y su doctorado en medicina y cirugía de la misma institución en 1953. En la Universidad de Córdoba desarrolló un método para el diagnóstico radiológico precoz de los tumores del páncreas y de la ampolla de Vater (1954-55), que luego perfeccionó en la Universidad de Lyon y extendió su aplicación clínica en Europa.
En el período 1956-59, el doctor Liotta prosiguió su residencia en cirugía general y torácica en la Universidad de Lyon en Francia. Durante esa residencia inició sus trabajos sobre el Corazón Artificial Total (1959). Prosiguió en esta investigación en la Universidad Nacional de Córdoba (1960).
Desde Julio de 1961 el doctor Liotta prosiguió sus estudios en la Universidad Baylor de Houston, Texas y se incorporo al Departamento de Cirugía Cardiovascular del Dr. Michael E. DeBakey como Profesor Asistente (Assistant Professor) En 1961 descubrió la Asistencia Cardiocirculatoria (LVASs) con ventrículo artificial incorporado en el tratamiento de la Insuficiencia Cardiaca irreversible y con el doctor Crawford el 19 de julio de 1963 realizaron el primer implante clínico en la historia de la medicina con una bomba intratoracica en el Hospital Metodista de Houston.
Entre otras cosas, fue ministro nacional de Salud Pública (1973-74), secretario nacional de Ciencia y Tecnología (1993-96) y presidió el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), como así también la Fundación que lleva su nombre.

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *