Despidos de estatales y represión ante la protesta

Los trabajadores municipales platenses, cuyos contratos fueron dados de baja a partir de 31 de diciembre pasado, organizaron una marcha a la sede del municipio platense. La respuesta de las autoridades,en lo que empieza a ser una costumbre del macrismo, fue una dura represión con gases y balas de goma que dejó al menos cinco manifestantes con heridas por los disparos de efectivos de infantería de la Policía Bonaerense.

Según contaron testigos de los episodios, unos 200 trabajadores protestaban afuera de la sede comunal, cuando imprevistamente la policía, que los esperaba en un vallado, comenzó a lanzar balas de caucho, que impactaron en varias personas.

La marcha de los trabajadores municipales se produjo en una de las ciudades que ha hecho punta en la práctica de despedir masivamente a trabajadores. El intendente macrista Julio Garro dejó sin empleo a más de 4700 trabajadores y la respuesta frente al reclamo por los puestos de trabajo perdidos fue llenarle la espalda de balazos de goma a los que reclaman. Efectivamente, hay cosas que en el país cambiaron.

Como metáfora brutal y paródica a la vez, mientras esto sucedía, el presidente Macri era aplaudido en Venado Tuerto por la elite de sector ganadero al anunciar un nuevo acuerdo lechero.

laplata1

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *