El gobierno creó un Área de Asesoramiento sobre Violencia Laboral

Con el objetivo primordial de garantizar las condiciones dignas de trabajo, el Ministerio de Trabajo creó un Área de Asesoramiento sobre Violencia Laboral cuya tarea específica será la atención de los casos que lleguen al organismo, prestando asesoramiento y contención a las personas que, vulneradas en sus derechos, realicen la respectiva denuncia.

Además, se informará la situación al Registro Único de Violencia puesto en marcha por el gobierno de Entre Ríos.

La creación de dicha área busca profundizar y acompañar el lineamiento de políticas públicas dirigidas a la lucha contra la violencia en todas sus modalidades. En este marco, desde el Ministerio de Trabajo se puso en marcha un conjunto de acciones destinadas a lograr condiciones dignas de trabajo, proporcionando asistencia y contención legal y psicológica, y desarrollando tareas de divulgación, capacitación e investigación sobre la problemática del mobbing y violencia laboral.

“El maltrato, físico y psicológico, merecen especial atención. El trabajador, quién es la víctima, sufre un daño moral irreparable debido a los constantes actos o hechos que realizan los hostigadores sobre el mismo. En el ámbito laboral son muchas las veces que dichos maltratos pasan desapercibidos o son omitidos bajo falsos mitos y creencias”, explicó el ministro de Trabajo, Guillermo Smaldone.

Luego agregó que desde el organismo a su cargo “tenemos el firme convencimiento de que estar cerca del trabajador es el fin de mayor trascendencia del organismo, por ello hemos abierto un Área de Violencia en la que ofrecemos gratuitamente un completo asesoramiento jurídico y psicológico a los trabajadores que se acercan a nuestras oficinas, los cuales tienen la posibilidad de consultar a nuestros profesionales especializados, recibir contención psicológica, ser orientados y asistidos en materia de violencia laboral, discriminación, maltrato y menoscabo a los derechos del trabajador y a la dignidad de sus condiciones laborales”.

Agregó que también se busca “concientizar acerca de la problemática dentro de los ámbitos organizacionales, conformar y consolidar un área especial destinada a la atención de las personas, armando a su vez una red de derivación ágil y dinámica para la atención de consultas y denuncias, y la articulación de acciones con otros Ministerios y demás organismos provinciales y/o organizaciones de la sociedad civil”.

Finalmente, afirmó que “el fracaso en la erradicación de toda forma de discriminación y violencia contribuye a perpetuar la pobreza”, agregando que “las necesidades que tienen los trabajadores son las libertades que les faltan”.

Mobbing y violencia Laboral

El mobbing es una forma de violencia discriminatoria hacia una determinada persona por parte de sus superiores o el resto de compañeros que afecta por igual a hombres y mujeres de todas las edades y puede llegar a causar el hundimiento psicológico. Los especialistas han definido diferentes fases del fenómeno, lo cual significa que si no se previene a tiempo puede llegar a ser causa de despido, del abandono voluntario del trabajo y hasta llevar al suicidio a la víctima.

Se caracteriza por un hostigamiento de manera sistemática, recurrente y durante un tiempo prolongado, con la finalidad de aislar a la víctima, perturbar el desarrollo de sus tareas y lograr, finalmente, que la persona abandone su trabajo.

Las manifestaciones más comunes son: acciones contra la reputación o la dignidad, contra el ejercicio de su trabajo, manipulación de la comunicación o de la información. Es decir que dicha conducta violenta estará atentando contra la dignidad e integridad física y psíquica de la persona hostigada.

Es preciso advertir, sin embargo, que si bien el mobbing supone violencia, no toda conducta violenta será un caso de mobbing o violencia laboral, y al mismo tiempo debe mencionarse la existencia de conflictos sanos, útiles para la empresa y no generadores de violencia. Éste fenómeno se distingue de estos últimos, básicamente, por ser sus acciones no éticas y contraproducentes para todos.

El mobbing puede constituir un riesgo laboral verdadero y concreto para la salud del trabajador que lo sufre. No se manifiesta súbitamente sino que requiere de un período prolongado constituido por una serie de hechos o actos aislados ejecutados por el o los hostigadores. Debe ser ese hostigamiento de carácter permanente, continuo. La meta de todo hostigador es el derrumbamiento psicológico de la víctima lo cual origina en ella, inseguridad, temor y desconfianza en sí misma.

En cuanto al origen del mobbing como riesgo laboral puede hallarse en:

a) Factores de riesgo psicosocial: en el entorno relacional, en el lugar de trabajo, en cuanto a la relación con sus superiores, con los subordinados o compañeros, sus pares.

b) Factores de riesgo por la organización del trabajo: presiones y carga del trabajo, contenido de la tarea y definición de funciones y responsabilidades.
En cuanto a su desarrollo, éste comienza con ataques suaves seguidos de una intensificación en lo que se refiere a los comportamientos violentos o agresivos por parte de los superiores o de sus compañeros. Pasado un lapso de tiempo la empresa toma conocimiento y finalmente se llega a la marginación o bien a la expulsión del trabajador de la vida laboral. En cuanto a las consecuencias negativas del mobbing, éstas afectan al trabajador ya que daña su salud física y psíquica (insomnio, estrés, depresión, etc.). En lo que respecta a la empresa, las consecuencias son una disminución del rendimiento y el enrarecimiento del clima laboral.

La envidia es una de las causas que origina este fenómeno, dado que siempre las víctimas del mobbing se caracterizan por reunir condiciones excelentes en su desempeño laboral. Debemos tener en cuenta que este fenómeno mencionado se compone de una serie de actos aislados realizados por los hostigadores que tienen por objetivo que la víctima se sienta atemorizada, se sienta inútil y culpable de los actos que comete debido a la inseguridad que crece dado el hostigamiento que padece.

Una de las cuestiones que más incrementa el riesgo de los conflictos es la tendencia de las personas a negarlos. No son pocos los que prefieren dejar pasar el hecho para no tener que enfrentarlo, por el esfuerzo que conlleva tratar de solucionar un conflicto o para no sufrir el desgaste que implican estas situaciones. Sin embargo, debe tenerse presente que la negación de estas cuestiones sólo permite su crecimiento y no ayuda en nada a su solución.

Contrato y maltrato

La temática del mobbing se relaciona con la vinculación que existe entre sujetos supeditados al contrato de trabajo. Este contrato esta signado por la asimetría, dado que en el propio origen de la relación de trabajo capitalista se encuentra instalado un conflicto social agravado por la distinta situación de fuerzas en la que se encuentran los sectores que detentan el capital y los medios de producción por un lado y por otro, aquellos que portan su fuerza de trabajo.

Hay que tener presente que la discriminación y la violencia, en el ámbito laboral, perpetúan la pobreza e impiden el desarrollo y la competitividad, por lo que las consecuencias negativas de este accionar no son sólo sentidas por la persona hostigada sino también por la empresa en la que éste conflicto se desarrolla.

El mobbing puede causar diversas psicopatologías, desórdenes psicosomáticos o de comportamiento lo cual lleva a un desgaste de la persona afectada pero hay que mencionar que las repercusiones de este malestar van más allá de los días de licencia o los gastos de atención, sino que también repercute en el aumento de errores, incide en la productividad y afecta a todo el colectivo de trabajadores que es testigo de la violencia.

Por todo esto, es que tales situaciones merecen un análisis profundo y cuidadoso que debe abordarse desde distintos puntos de vista, no sólo para estudiar sus mecanismos, efectos y medidas reparatorias sino también y, fundamentalmente, para estudiar y desarrollar medidas preventivas que puedan evitar tales tratos.

(Prensa Ministerio de Trabajo)

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *