El INTA capacita en buenas prácticas de elaboración en queso sardo

Dentro de las actividades previstas en el grupo PROFAM (Programa para las Familias Rurales) y el PRETCSO (Proyecto Regional Territorial Centro Sur Oeste) del INTA Nogoyá, se realizaron dos capacitaciones sobre Buenas Prácticas de elaboración a cargo de un técnico de la empresa local AGROLAC. Una actividad similar se realizó el año pasado, en el mes de abril.

La primera de ellas fue teórica-práctica y se desarrolló en el tambo quesería del productor Jorge Fraisinet, en Laurencena. La segunda fue teórica y se realizó en una escuela rural del paraje La Ilusión.

Según explicó la Ing. Agr. Silvina Butarelli, profesional de la Agencia de Extensión Rural del INTA Nogoyá “el tambo quesería es una actividad muy tradicional en el Departamento Nogoyá, si bien su número ha ido disminuyendo en estos últimos años, son muchos los que todavía le apuestan a este sistema productivo. Los caminos de tierra, la reducida escala, la falta de capital para la adquisición de equipos de frío para entregar la leche a industrias y por qué no el respeto a una tradición familiar, son algunos de los motivos por los que muchos continúan con la actividad”.

La agencia del INTA Nogoyá desde hace muchos años trabaja en post de la mejora de los aspectos productivos, infraestructura y normativas para estos establecimientos. En este sentido Butarelli señala “desde la agencia se está participando en dos Proyectos Nacionales: uno sobre Inocuidad, Calidad, Herramientas de Innovación y Bienestar Animal en leches y otro sobre Herramientas y Sistemas para la Gestión de la Calidad a través de la implementación de la Guía de Buenas prácticas tamberas, adaptada y validada en condiciones de ser aplicada en sistemas de producción de leche bovina, con un informe de evaluación de impacto socioeconómico.

En esta zona uno de los inconvenientes que se presentan a la hora de producir este tipo de quesos, es que éstos se elaboran a partir de leche cruda, debiéndose extremar los recaudos que hacen a la higiene, a la sanidad del rodeo, a la calidad de la leche, del agua y durante todo el proceso de elaboración. En general, la familia es la que realiza el ordeñe y también la que trabaja en la industria, ambas tareas se relacionan muy estrechamente dificultándose muchas veces la debida atención y cuidado que requiere este último proceso para lograr un buen producto”, remarcó Butarelli.

Los productores participaron activamente de las dos capacitaciones, pudiendo intercambiar sus experiencias y consultar al profesional sobre inconvenientes en la elaboración.
En lo que resta del año están previstas otras capacitaciones relacionadas a la inocuidad y calidad de los productos elaborados.

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *