El INTA capacita sobre poda de árboles

Para unificar criterios y explicar la manera correcta en que debe realizarse la poda del arbolado público, la agencia de Extensión Rural del INTA Nogoyá realizó un curso para operarios municipales pertenecientes al área de parques y paseos y para el personal de la empresa de la energía de Entre Ríos ENERSA.

Primeramente se les brindaron los conocimientos teóricos sobre la importancia de los árboles en la sociedad, características morfológicas que deben respetarse, momentos de poda, aspectos agronómicos del crecimiento del árbol y explicaciones sobre la manera correcta de realizar los cortes. Posteriormente, con un grupo del personal de la empresa eléctrica se realizó la práctica con ejemplares que con sus ramas molestan el cableado. Por la tarde se continuó la tarea con el personal municipal.

El árbol y la ciudad
Los árboles deben crecer y desarrollarse en un ambiente que no es el natural y el apropiado. Deben convivir con los servicios, con los vecinos. En algunos casos se justifica su poda: cuando moleste la circulación del peatón o vehículos, cuando perjudique al cableado eléctrico, cuando obstruyan carteles o luminarias, cuando sus ramas estén secas o enfermas, entre otros motivos.

En la ciudad de Nogoyá hay muchas especies que fueron plantadas y son inadecuadas para las veredas y hoy en día requieren de un seguimiento y control periódico por parte del servicio de ENERSA para evitar daños e inconvenientes.

El arbolado es un bien público, existe una ordenanza municipal que debería cumplirse en donde se reglamenta qué especies son apropiadas para cada lugar de la ciudad.

El vecino NO debe podar, ni plantar, ni sacar los árboles por cuenta propia, debe llamar al municipio que dispone de personal capacitado y herramientas adecuadas, además de brindarle el asesoramiento correspondiente.

Entre vecinos, municipio y personal de la energía eléctrica surgen polémicas, algunos desean que sus árboles sean podados a la brevedad, consideran que las hojas ocasionan suciedad a sus veredas, mientras otros protestan si les cortan una rama.

En primer lugar el vecino debería conocer los múltiples beneficios que traen los árboles en una ciudad: purifican el aire aportando oxígeno a través del proceso de fotosíntesis, filtran impurezas, son barreras contra el ruido y el viento, cumplen una función psicosocial ya que está comprobado el bienestar espiritual que producen, tienen una indiscutida función estética en cualquier ambiente.

Por eso, indican desde INTA, que los árboles NO DEBEN PODARSE por que no existen razones para hacerlo y, más que un beneficio, les ocasiona un daño, un árbol podado vive menos que uno sin podar debido a que por los cortes efectuados ingresan enfermedades y parásitos. Cuando se realiza un corte el árbol pierde parte de sus tejidos, se debilita y aunque después brote, ya no tendrá la misma fuerza.

Las responsables de la capacitación fueron las Ings. Agrs. Cristina Maydana, Jefa de la Agencia de Extensión Rural del INTA Nogoyá y Silvina Butarelli, profesional de la Agencia.

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *