Entre estatales y públicos: 1600 despidos por día

Un relevamiento privado dio cuenta de unas 42.000 cesantías en enero y otras 66.000 en febrero. Existiría uno en la administración pública por cada seis en el sector privado.

«La conflictividad laboral experimentó un pronunciado aumento en febrero, debido al incremento generalizado registrado en los paros, los despidos y las suspensiones» de personal, indica un nuevo relevamiento de la consultora Tendencias Económicas. El informe mensual dio cuenta de que en el segundo mes de 2016 «los despidos sumaron 65.799 personas y superaron a los de un año atrás en 72 veces».

Según el sondeo de la consultora, el primer bimestre cerró con 107.719 cesantías, en contraste con apenas 1.432 de igual período del año anterior. Es el equivalente a 1% de los puestos asalariados del país.

La serie que desde los ´80 lleva a cabo la consultora que dirige el economista José Luis Blanco, sobre la base de denuncias sindicales difundidas por los principales diarios de la Capital Federal y del interior del país, destaca que en el último mes las desvinculaciones de personal en la rama de la construcción sobresalieron con 85% del total, y en otras actividades, como autopartes, petróleo, comercio y minería, entre otras».

Y si bien en el último mes se registraron amplias denuncias de despidos de supuestos trabajadores «ñoquis» en el sector público nacional por parte del nuevo Gobierno, Tendencias dio cuenta de un registro de casi 10.600 personas, que incluyó cesantías en varias provincias, que representó 1 por cada seis en la actividad privada.

Suspensiones
En menor medida se multiplicaron en febrero las suspensiones de personal: sumaron 14.340 y superaron en 12,5 veces a las registradas en febrero de 2015. «Abarcaron a diversas actividades, como las terminales de automotores, siderúrgicas, textiles, petroleras y la construcción», precisó Infobae.

Herencia K o ajuste M
El debate por la responsabilidad política detrás del singular aumento de los despidos que denunciaron diversos sindicatos a los medios de comunicación permanece abierto. Desde el kirchnerismo existe una gran campaña por endilgar las cuentas al gobierno nacional encabezado por Mauricio Macri, como parte del ajuste al que se suma la devaluación del peso, los beneficios impositivos a grandes exportadoras, entre otras medidas.

Por el contrario, desde la Casa Rosada se difunde otro balance. De confirmarse los datos en próximos informes del Ministerio de Trabajo, consensuados con los del Sistema Integrado Previsional Argentino -y más allá de la baja estacional que caracteriza a la actividad de la construcción, según dio cuenta el Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción- la destrucción de más de 107.000 mil empleos en sólo dos meses se mostraría como la «herencia» que recibió el nuevo Gobierno, entre otros problemas como la inflación o los desajustes tarifarios.

 Fuente: Informe Digital

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *