Epidemiología del Hospital San Blás advierte sobre el monóxido de carbono

La Dirección de Epidemiología del Hospital San Blás, dependiente del Ministerio de Salud de Entre Ríos advierte a la ciudadanía en general sobre los riegos y precauciones en el uso de calefactores, estufas y demás artefactos que funcionan con combustible para calefaccionar hogares.

El monóxido de carbono es un gas incoloro, inodoro, no irritante, menos denso que el aire, responsable de intoxicaciones potencialmente mortales, especialmente en época invernal. Se forma por la combustión incompleta del gas natural, leños, nafta, kerosene, papel y otros productos carbonáceos.

Puede afectar a personas y animales, siendo especialmente susceptibles los niños, embarazadas, ancianos, personas con enfermedades cardíacas, respiratorias o anemia, y las mascotas. La intoxicación se produce al inhalarlo, y es difícil de diagnosticar porque da síntomas y signos similares a los de otras enfermedades. Puede dejar secuelas neurológicas.

Se debe sospechar intoxicación con monóxido de carbono cuando una o varias personas que están en un ambiente cerrado presentan al mismo tiempo algunos de estos síntomas y/o signos: dolor de cabeza, mareos, náuseas, vómitos, palpitaciones, depresión del sensorio.

El tratamiento se basa en:
– Retirar a la/las persona/s afectada/s del ambiente contaminado al aire fresco y trasladarlas al Establecimiento de Salud más cercano, aún cuando no haya pérdida de conocimiento.
– En el Hospital, administrar oxígeno a la mayor FIO2, con máscara con reservorio, si es posible.
– Realizar interconsulta con un Centro de Intoxicaciones para seguimiento del paciente.

Prevención:
• Todos los artefactos domésticos que funcionen con combustible o gas (estufas, calefones, calderas, etc) deben ser instalados y revisados periódicamente por personal matriculado. Asegurar que estén libres las salidas al exterior.
• Las chimeneas del hogar y sus tirajes deben ser mantenidos y limpiados anualmente.
• Cuando esté encendida la calefacción, verificar que no esté impedido el ingreso de aire a la habitación.
• Si se utilizan braseros o estufas a kerosén, apagarlos y sacarlos al exterior antes de acostarse.
• No usar el horno o las hornallas de la cocina para calefaccionar el hogar.
• No instalar calefones a gas dentro de los baños. Si ya se encuentran en esa ubicación, llamar a un gasista matriculado y reubicarlos.
• Los caños de escape de los autos deben ser inspeccionados regularmente para detectar defectos.
• No dejar encendidos los motores de los vehículos en sótanos o garajes cerrados.
• No dejar a los niños y a las mascotas dentro del auto cerrado con el motor encendido dentro del garaje.
• Si la llama de cualquier artefacto encendido no es de color azul, apagarlo y llamar al servicio técnico para que lo revise.
• Dejar siempre algún espacio abierto para que circule el aire.

 

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *