Es ley el Régimen de Promoción Industrial

Diputados le dio sanción definitiva al proyecto del Ejecutivo que contempla exenciones impositivas, preferencia en licitaciones y compras del Estado provincial y descuentos en servicios de energía eléctrica para nuevos y actuales emprendimientos.

En una sesión desarrollada este martes por la tarde, la Cámara de Diputados de Entre Ríos sancionó definitivamente y por unanimidad el proyecto de ley, enviado por el Ejecutivo Provincial, mediante el cual se establece el Régimen Provincial de Promoción y Desarrollo Industrial en la Provincia de Entre Ríos.
La iniciativa propone en su espíritu “favorecer el desarrollo integral y armónico de la economía provincial” y busca promover la “transformación del perfil productivo” de la Provincia, mediante la promoción de la creación de valor agregado en origen, la inversión productiva privada y la transformación de materia prima en origen.
A su vez, con esta nueva ley se pretende incitar la formación de “entramados productivos locales que favorezcan la generación de economías externas y ventajas competitivas dinámicas; fortalecer la acumulación de capital y desarrollo empresarial de la provincia” y estimular “el crecimiento económico del espacio provincial, el desarrollo e incorporación de tecnología en la industria con el objetivo de modernizar y tornar altamente competitivo al sistema productivo provincial y el desarrollo de la industria provincial en consonancia con el interés general de la Nación”.
La ley define como beneficiarios del régimen las personas físicas y jurídicas que desarrollen actividad industrial, organizados bajo la forma de empresas, sean nuevas o existentes. Les plantea una serie de exigencias, como la de radicarse en el territorio de la provincia de Entre Ríos e inscribirse en el Registro Único Industrial de la Provincia; ser de propiedad de personas físicas o jurídicas domiciliadas en el país (en el caso de personas jurídicas, deberán haber sido constituidas en la República Argentina conforme a sus leyes); no registrar deudas de carácter fiscal, social o administrativo con el Estado Provincial; y cumplimentar la normativa de preservación y protección del medio ambiente.
Para acceder a los beneficios de la promoción los establecimientos industriales existentes, deberán incrementar como mínimo un 15 % su capacidad operativa instalada, y los beneficios sólo regirán para ese porcentaje de incremento.
Para ello, las empresas deberían aumentar la capacidad de producción en un 15% sin reducción de personal; o la planta de personal en un 15%; o la adquisición en bienes de capital en un 15 %, sin reducción de personal; o las exportaciones en un 15 % sin reducción de personal.
La ley considera una nueva radicación a la constitución y puesta en funcionamiento de un establecimiento industrial; el traslado a un parque o área industrial; el traslado a una zona que reduzca significativamente los efectos ambientales; y la reactivación y puesta en marcha de una planta que haya estado inactiva por más de cinco años.

BENEFICIOS. Para las empresas que cumplan estos requisitos la ley dispone una serie de exenciones de impuestos provinciales; preferencia en licitaciones y las compras del Estado provincial; exenciones, o diferimientos sobre tasas y derechos que cada municipio establezca de conformidad a su pertinente adhesión a la presente ley; descuentos en las prestaciones de servicios de energía eléctrica; asistencia en la Gestión de los Recursos Humanos.
A su vez, las empresas beneficiarias de este régimen, podrán gozar de exenciones totales o parciales en los impuestos provinciales, existentes o a crearse, por un plazo de hasta 15 años, y para los establecimientos que se instalen en Parque Industriales contarán con una ampliación de cinco años en los beneficios.
Las nuevas industrias radicadas en parques industriales podrán obtener incluso un reintegro de hasta un 50% de las inversiones que realicen en obras eléctricas y gasíferas, siempre que redunden en beneficio directo del proyecto.
La ley precisa las condiciones de adhesión de los municipios al régimen de promoción y dispone que adopten, progresivamente, una alícuota promedio para la tasa que grave la industria que contemple un “equilibrio adecuado entre el objetivo fiscal municipal y los objetivos de competitividad productiva industrial a la que la Provincia aspira”.

Prioridades

Para el acceso a los beneficios, la ley prioriza los establecimientos industriales que:
– Contribuyan a la creación de puestos de trabajo, especialmente de personal calificado.
– Industrialicen materia prima y bienes intermedios de orígenes varios.
– Desarrollen encadenamientos productivos verticales u horizontales en el territorio entrerriano.
– Desarrollen proyectos que contribuyan al uso sustentable de los recursos naturales y la preservación del medio ambiente, mejora de la calidad medio ambiental, tratamiento de efluentes e implementación de tecnologías de procesos que generen un desarrollo productivo sustentable.
– Constituyan proveedores de establecimientos industriales o cadenas productivas consolidadas en el espacio provincial.
– Instrumenten proyectos innovadores.
– Se radiquen en parques o áreas industriales.
– Se radiquen en zonas de menores ingresos.
– Sustituyan productos adquiridos en el exterior.

Fuente: El Diario

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *