Frigerio teme una derrota electoral por malas gestiones municipales

A pesar de los recursos que se les gira directamente desde el gobierno nacional, vía el ministro de Interior, Obras Públicas y Viviendas, Rogelio Frigerio, los intendentes que fueron electos por Cambiemos, están mostrando muy malas gestiones.

De Data24.com.ar

La molestia alcanzaría al mismo tiempo a quienes cumplen funciones en organismos nacionales radicados en la provincia y en los entes internacionales como la CTM y la CARU. También alarma la disputa que se ha desatado entre algunos integrantes de la alianza por ver quién es el que seduce a más peronistas.

Antes de finalizar el año hubo un encuentro de dirigentes radicales con el ministro Rogelio Frigerio, que es quien decide sobre las cuestiones del Pro de Entre Ríos. En esa reunión habría quedado definido que el primer lugar de la lista de Cambiemos para las legislativas de este año, sería para un candidato propuesto por la UCR. A cambio, el segundo y tercer lugar, los decidiría Frigerio. Los dos restantes se completarían con nombres de otros integrantes de la coalición.

El radicalismo, para ocupar el primer lugar tiene dos candidatos: el actual diputado nacional, Jorge D´Agostino y el ex candidato a gobernador, Atilio Benedetti. Según lo trascendido, Frigerio les habría dicho que la UCR decida el candidato y les prometió que él no se inmiscuiría en ello.

A su vez el ministro ya tiene en mente quienes ocuparían el segundo y tercer lugar. El segundo lugar, al ser el primero un hombre, por la Ley de Cupo le corresponde a una mujer, y en ese sentido Frigerio se habría decidido por la actual viceintendente de Paraná, Josefina Etienot (el motivo de esta determinación del ministro será explicado en una nota posterior). Para el tercer lugar la persona elegida por el ministro será un peronista. Esa decisión es irreversible y ha desatado una patética lucha por ver quién puede sumar más peronistas a Cambiemos.

Por supuesto que ese «armado» no asegura que otros sectores del radicalismo lo acepten tan mansamente y deja abierta la posibilidad de una lista alternativa para competir en las PASO de agosto. En diciembre 2016, cuando se realizó la reunión que se menciona al principio de esta nota, ese riesgo de enfrentar una interna, no parecía tener demasiada importancia entre los miembros de Cambiemos. Sin embargo, algo más de un mes después, las cosas han cambiado dramáticamente.

EL PROBLEMA… ¡LOS INTENDENTES!
El problema que más preocupa a la dirigencia de Cambiemos son las gestiones de varios de los intendentes propios, que luego de un año al frente de sus ciudades, no han podido mostrar alguna diferencia sustancial con las gestiones anteriores, e incluso en algunos casos ha empeorado. En off son varios los dirigentes que ya han comenzado a señalar a los intendentes como responsables de una posible derrota electoral en las legislativas de octubre. «Después de un año ya deberían mostrar algún avance, aunque sea mínimo, sobre todo por el gran apoyo que han tenido del gobierno nacional. No hay una sola obra de importancia que se haya inaugurado en algún municipio gobernado por Cambiemos. Lo único que hubo fueron problemas», quien se expresa así no es un dirigente de la oposición, es de Cambiemos.

La inquietud de los dirigentes de Cambiemos, que en Entre Ríos son oposición, es justificada. De la veintena de ciudades y localidades que gobiernan sus intendentes, son muy pocas las que se salvan de las críticas, la mayoría, esencialmente las ciudades más grandes, han tenido muchísimos y graves problemas. Los gobiernos municipales de La Paz, Victoria, Gualeguay, Nogoyá, Basavilbaso, Diamante y fundamentalmente el de Paraná, no han estado a la altura de las expectativas de la ciudadanía, que ya ha comenzado a dar muestras de su malestar por ello.

Otro de los inconvenientes que resaltan aquellos que se muestran preocupados, es lo que está sucediendo con los organismos nacionales con asiento en la provincia y con los representantes argentinos designados en los entes internacionales como la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande (CTM), o la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU). Para ocupar esos lugares se eligió mayoritariamente gente perteneciente al Pro y sus actuaciones están muy lejos de ser las necesarias para esos lugares de tanta responsabilidad. El ministro Frigerio fue el responsable de esas designaciones, sugeridas por el actual senador nacional Alfredo De Ángeli.

En las delegaciones nacionales tales como el PAMI, o el ANSES, se han nombrado personas sin ningún tipo de preparación en las materias concernientes a los mismos y en algunos casos, como en Paraná, se ha denunciado que en el ANSES revisten muchos punteros políticos del Pro y del radicalismo, que además serían empleados, o tendrían contratos en la municipalidad de esa ciudad.

Todas esas situaciones son las que generan nerviosismo en las filas de los más importantes dirigentes de Cambiemos. A ello hay que sumar que no son pocos en el radicalismo los que creen que no pueden seguir siendo llevados de las narices por el ministro Frigerio tal como sucede en la actualidad. Una gran masa de radicales está disconforme con la forma en que se ha manejado esa relación y no estarían dispuestos a seguir tolerándolo.

Por eso ante el conocimiento de ese eventual acuerdo entre Frigerio y las actuales autoridades de la UCR, respecto a la conformación de la lista de candidatos para las elecciones legislativas de Octubre, se ha desatado una situación impensada hace solo algo más de 30 días. Hoy ya casi nadie descarta que en Agosto, Cambiemos tendrá PASO para elegir sus candidatos.

A LA CAZA DE PERONISTAS
Otra cuestión, en realidad muy patética, es la que se ha generado a raíz de la firme decisión del Pro de sumar peronistas a Cambiemos. El ministro Frigerio ya dejó asentado que el tercer lugar de la lista será para un peronista, y ello desató una lucha entre los macristas para ver quien suma más.

Frigerio encomendó al peronista Juan Domingo Zacarías (que fuera aliado de Elisa Carrió en el ARI, y con la que mantiene muy buena relación), para que se encargue de sumar peronistas a las filas de Cambiemos. Zacarías es un hombre con larga experiencia dentro del peronismo entrerriano, fue diputado nacional y provincial y su sueño es gobernar algún día la municipalidad de Paraná. Ahora ha trascendido que él podría ser «el peronista» elegido por Frigerio no solo para sumar a otros, sino para ser «el tercero» en la lista oficial de Cambiemos para la legislativas de Octubre.

La aparición de Zacarías en escena puso los pelos de punta a más de uno dentro de Cambiemos. En tal sentido se pudo saber que habría al menos tres líneas más que tendrían como finalidad sumar peronistas. Todas dependen de un mismo cabecilla: el intendente de Paraná, Sergio Varisco, enemigo acérrimo de Zacarías (aunque este lo haya ayudado en la última campaña).

Varisco puso a la caza de peronistas a los concejales Emanuel Gainza (denunciado por corrupción) y Santiago Gaitán y al funcionario municipal Roberto Planes, que además es secretario general de UATRE en esta provincia, el gremio de los trabajadores rurales y que responde al dirigente sindical Gerónimo «Momo» Venegas. La misión es no permitir el avance de Zacarías y mucho menos que este logre ser el candidato peronista de la lista.

El mayor problema que tendrán Gainza, Gaitán y Planes, será poder sumar algunos peronistas que sumen votos, o que tengan buena imagen ante la ciudadanía y lo más probable es que solo terminen sumando algunos oportunistas que no tienen cabida en ningún lugar. Fundamentalmente porque Gaitán, por ejemplo, fue desterrado del peronismo a causa de su mala imagen y solo las necesidades de Varisco le permitieron volver a tener cierto protagonismo. Planes, por su lado es muy conocido por su habilidad para hacer «negocios políticos», antes que ocuparse por otras cuestiones. Gainza, no tiene ninguna posibilidad; menos cuando en su primera declaración pública al respecto, manifestó «Queremos sumar a todos los peronistas que piensen cómo nosotros». Difícil.

Según confirmaron fuentes muy cercanas al equipo del dirigente Juan Domingo Zacarías, este no le dio demasiada entidad a la decisión de Varisco y solo se habría limitado a señalar «Que Varisco se ocupe del radicalismo y a tapar algunos baches de la ciudad».

Desde algunos sectores del peronismo señalaron que «Será muy difícil ahora que Frigerio vuelva a conseguir el acompañamiento de los peronistas que le permitieron lucirse ante el presidente Macri en 2015. Esos peronistas que permitieron que Macri gane por 60 mil votos en Entre Ríos, luego fueron traicionados muy mal por Frigerio, y ya se sabe que cuando uno se quema con leche, ve una vaca y dispara».

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *