¿Fuga insólita o pago de favores?

El escape de los hermanos Christian y Martín Lanatta y Víctor Schillaci autores del triple crimen vinculado al tráfico de efedrina, otorgó un nuevo capítulo a una historia rodeada de corrupción, narcotráfico y puntos pocos claros cuando se fugaron de un penal de máxima seguridad, sin efectuar un solo disparo y por la puerta principal.

El ex ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Ricardo Casal, destacó hoy que «de mínima, está probado que hubo negligencia» de parte de los agentes del Servicio Penitenciario Bonaerense, en la fuga de los hermanos Christian Daniel (43) y Martín Eduardo Lanatta (42) y Víctor Schillaci (35) del penal de General Alvear, donde cumplían prisión perpetua por el triple crimen de General Rodríguez.

Para el secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, «es muy difícil fugarse de un penal sin ayuda de adentro». El fiscal habló de «ayuda externa» pero no opinó sobre la complicidad de personal del Servicio Penitenciario Bonaerense, aunque no descarta ninguna hipótesis.

Para el último abogado de Martín Lanatta, Santiago Cazorla Yalet, «gente interna de la unidad carcelaria fue la que facilitó la fuga» a cambio de una imporante suma de dinero. «Todo hombre tiene su precio, depende de los capitales que se ofrezcan», afirmó en declaraciones a FM Blue.

Según Miguel Ángel Pierri, abogado de la familia de Damián Ferrón «alguien muy poderoso, o alguien o algunos, financiaron esta operación». En ese sentido, en diálogo con radio Vorterix, remarcó que «la fuga de estos hombres sin lugar a duda es imposible llevarla a cabo sin un aportante de logística y un alto grado de corrupción de las fuerzas penitenciarias».

Así fueron las principales declaraciones del día de hoy, cuando la noticia tomó alcance internacional, pero en octubre Diario La Nación se encargó de difundir la noticia que Martín Lanatta, uno de los condenados por el triple Crimen de General Alvear, festejó con énfasis el triunfo de María Eugenia Vidal sobre Aníbal Fernández. Tanto, que terminó abrazado con el guardiacárcel encargado de custodiarlo.

Lanatta salió al aire en un programa periodístico y acusó a Aníbal Fernández , por entonces jefe de Gabinete del gobierno de Cristina Kirchner , de ser el autor ideológico de las tres muertes en General Rodríguez.

Dos semanas después, Lanatta fue convocado por la Justicia para que confirme su denuncia. El 25 de agosto, en el juzgado de María Servini de Cubría , el condenado a prisión perpetua por el narcocrimen de tres empresarios en General Rodríguez aseguró que un abogado que invocó representar al jefe de Gabinete de la Nación le ofreció dinero para que no lo involucre en el caso.

 

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *