Gobernador Febre, una localidad que crece

Febre, pequeña localidad ubicada a 12 kilómetros de la ciudad a la vera de la ruta provincial 26. Pueblo sereno en el que se puede respirar tranquilidad y se oye un apreciado silencio que no es más que el auténtico sonido de la naturaleza en su esplendor.

Con tal solo ingresar a Febre se puede comprobar la tranquilidad. Un extenso camino de asfalto se abre paso sobre el campo y comienzan a aparecer casas de familias que aún conservan esa mística campestre. Más allá que haya un auto o una moto en el frente de la casa, en muchas de ellas se pueden observar caballos, gallinas y ovejas pastando en los amplios terrenos de los pobladores del lugar.

Rosalía Gómez de Monzón es la presidenta de la Junta de Gobierno, desde hace 9 años está en el mencionado cargo y junto a ella recorrimos las calles de Febre y nos contó como es la vida en una población que presenta aires de pujanza y avizora gran futuro. El ingreso al poblado cuenta con su flamante iluminación provista de 15 farolas que se extienden hasta la comisaría. La dependencia policial de Gobernador Febre, la cual está a cargo del Sargento Cardoso, presenta una fachada simple, pero a pesar de ello tiene su correspondiente mástil y su parque se mantiene en excelentes condiciones gracias al trabajo del personal de la misma. La mencionada comisaría cuenta con un patrullero Chevrolet Corsa el cual se utiliza para patrullar la jurisdicción y también para brindar seguridad en el fluido tránsito que recorre la ruta 26. Rosalía Gómez comentó que desde la junta gubernamental se compró una máquina de cortar césped y herramientas de jardinería para mantener los patios de la comisaría.

Una vez que se empieza a recorrer el ingreso, el camino se vuelve ancho, se observa a unos niños que usan el acceso como pista para sus patinetas y bicicletas y a la izquierda se puede apreciar un descampado, y de fondo la capilla del lugar en honor a San Antonio. Un edificio que llama la atención por su altura, incluso es más alto que las capillas de la ciudad. Sin dejar de demostrar su sencillez, denota majestuosidad en comparación al resto de las construcciones del lugar. Aledaño a la capilla se encuentra la residencia que tiempo atrás, se utilizaba como centro de retiros espirituales para jóvenes, los cuales llegaban de diferentes puntos de la provincia. Conocida como la “casa de retiros”, hoy sus instalaciones se encuentran en un estado que no permite la realización normal de las actividades. Un grupo de jóvenes cercanos a la Basílica, Nuestra Señora del Carmen, junto a la comisión de la capilla, se encuentran trabajando con el fin de ponerlo nuevamente en condiciones y volver a convertirlo en el centro de encuentros que fue en su momento.

Frente a la capilla se ha instalado un modesto parque para que los niños de la localidad se diviertan, pero lamentablemente el mismo sufre permanentes daños por parte de personas  desconocidas y obliga a las autoridades de la junta a retirar algunos de los juegos para evitar que se rompan aún más. Rosalía Gómez lamentó y repudió este tipo de acciones: “lo hicimos para los chicos del lugar pero de noche vienen personas grandes que lamentablemente no lo cuidan y lo terminan rompiendo” indicó.

Calle por medio, nos encontramos con el centro de salud del lugar, inaugurado en diciembre de 2007, lleva el nombre de Centro de Salud Dr. Mazza. En el se brinda diariamente el servicio de enfermería y los lunes por la mañana brinda su atención el médico clínico Dr. Mario Cantaberta. La presidenta de la junta agregó que próximamente se estará anexando el servicio de odontología a cargo del profesional Luciano Godoy.

Al igual que la capilla, la escuela del lugar resalta por su construcción. Es la Escuela Nº 89 Juan Bautista Alberdi. Un edificio que data de la década del 50 y cuenta con más de 4 aulas, oficinas para directivos, salas de depósito e incluso una casa anexa al edificio para que el directivo de la escuela pueda alojarse allí. A la misma asisten aproximadamente 30 alumnos de la zona.

 

Sin dudas, si se observan las características de los edificios públicos se puede afirmar que los antiguos pobladores de Febre veían gran futuro en su poblado y hoy en el siglo XXI esa premonición se gesta lentamente. La llegada de nuevos inversores, el crecimiento de la producción agrícola ganadera, la concreción de obras de infraestructura y su cercanía con grandes ciudades, han permitido el crecimiento marcado de la localidad.

Proyectos a futuro
En la intención de Rosalía Gómez de Monzón, una mujer que desde hace 17 años está trabajando por una Febre mejor ya sea desde el gobierno o cooperadoras escolares, hay una serie de proyectos para mejorar aun más la localidad. Entre ellos está la idea de continuar con el alumbrado del acceso en su totalidad y la construcción de siete viviendas del Instituto Autárquico Provincial de la Vivienda detrás de la comisaría. Otra de las obras que la presidenta anhela comenzar es la realización de un salón comunitario y la sede de la junta gubernamental ya que la localidad no cuenta con un lugar que sirva para la realización de las actividades institucionales.

Y como todos los años, desde 1994, anticipó que se realizará en el mes de octubre el tradicional festejo del Día de la Madre. Un evento que comenzó realizándose en el patio de la casa de Rosalia y hoy se hace en la escuela Nº89 por la gran cantidad de lugareños que asisten al mismo. Adelantó la invitación a todos los vecinos de la zona y manifestó que se encuentra a disposición para quienes colaborar con el mismo.

Semanario La Voz de Nogoyá

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *