La llegada de nuestra competidora olímpica, quien nos representara en las últimas olimpíadas de Londres 2012, se vivió el día jueves con una ruidosa y multitudinaria caravana que recorrió los colegios de la ciudad y finalizó en la municipalidad donde fuer recibida por el intendente.

Por Gonzalo Cornago

Despuès de todo lo vivido en los Juegos Olìmpicos de Londres 2012, a Ana todavìa le faltaba vivir en carne propia como la iban a recibir en Nogoyà. Una ciudad que estuvo pendiente de cada una de sus actuaciones en el Beach Voley durante todos los Juegos.

A las 4,30 hs de la mañana y despuès de su intensa experiencia vivida, estaba de nuevo en su casa, en el calor del hogar junto a sus padres y hermanas. Descansò lo que pudo y como pudo, y se preparò para encontrarse cara a cara con todo el afecto que habìa despertado en cada uno de los habitantes de su ciudad. Su familia junto a la coordinaciòn de deportes organizaron una caravana con punto de partida en la delegaciòn de la Villa 3 de Febrero. Hasta allì llego en auto y inmediatamente que descendiò del mismo empezò a encontrarse con abrazos y saludos afectuosos que le llegaban de todos lados. Saludo a todo el mundo y se subiò a una camioneta junto a su madre para dar comienzo a la caravana.

La caravana fue pasando por algunos colegios donde los alumnos salìan a saludarla. En el colegio Nacional muchos habràn sufrido algun reto ya que se asomaban por las ventanas de las aulas cuando escuchaban las bocinas de los autos que anunciaban que Ana estaba cerca. Los que tenìan la suerte de estar en el patio aprovechaban a saludarla con sus brazos en alto a lo que Ana les respondia con una sonrisa. En la Escuela Tècnica muchos chicos la esperaban sobre la veredad felices de poder ver de cerca a la persona que hace dias atras alentaban a travès del televisor.

En el colegio San Miguel, un lugar emblematico del Voley, fue donde menos chicos se vieron. Posiblemente el paso de la caravana los encontro en clase, aunque hubiese sido un buen gesto que le permitieran poder saludar el paso de la carvana. El colegio del Huerto se viò la mayor cantidad de alumnos quienes la esperaban con algunas banderas para poder homenajearla.

En la puerta del Palacio Municipal el intendente Daniel Pavòn, junto al Coordinador de Deportes, Adrian Perotti, le hicieron entrega de un ramo de flores y la gente aprovecho para poder sacarse todas las fotos posibles junto a la deportista olìmpica.

Luego en el despacho municipal se le entrego una placa en reconocimiento a su participaciòn olìmpica y Ana contò su experiencia «La verdad que fue algo hermoso, inolvidable. Pero yo querìa ganar, me habìa entrenado para ganar, aunque sea un set, pero no pudimos. Pusimos todo pero no fue posible. Sentimos que estàbamos unos esacalones por debajo. Pero a mi me gusta ganar e intentemos hacerlo» Ese espiritu de superaciòn es la que la llevò a tomar una decisiòn que puede ser trascendental para su carrera. A partir de ahora se va a mudar junto a su compañera Virginia Zonta a la ciudad de Mar del Plalta «Ya queremos trabajar para los pròximos juegos, quiero volver a estar ahì. Para eso tenemos que competir en el màximo nivel, ojalà que consigamos todo el apoyo posible para poder dedicarnos solo a entrenar y a jugar. No hay otra manera de lograr achicar las distancias que nos separan de las duplas que estàn en los primeros planos».

Ahora solo le queda descansar unos dìas y encarar su proximo desafio a partir del 15 de septiembre. La misma convicciòn que la llevo a un juego Olìmpico cuando pocos lo creian posible es la que la impulsa a ir por màs.

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *