La Argentina denunciará ante la ONU la militarización del Atlántico Sur

La Presidente cuestionó el envío de un destructor británico y el arribo del príncipe William «no con ropas civiles» a las Islas Malvinas. Adelantó que el canciller Héctor Timermanplanteará una queja formal ante las Naciones Unidas. Además, firmó el decreto que prevé levantar el secreto sobre el informe Rattenbach

Cristina Kirchner adelantó esta tarde que le dio instrucciones al canciller Héctor Timerman para que presente una queja formal ante el Consejo de Seguridad y la Asamblea de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) por lo que calificó como una «militarización del Atlántico Sur» que «implica un grave riesgo para la seguridad internacional», según indicó.

Con esas palabras, la mandataria se refirió al envío de Gran Bretaña del destructor HMS Dauntless a las Islas Malvinas y a la llegada del príncipe William, «no con ropas civiles, sino vestido de militar».

La presentación se realizará primero el 14 de junio ante el Consejo de Seguridad, donde Gran Bretaña tiene un puesto fijo y poder de veto. Teniendo en cuenta la posibilidad de que los británicos rechacen el reclamo, la Argentina hará también una presentación ante la Asamblea General. «El sillón que cada potencia tiene en el Consejo, en lugar de solucionar los problemas, tiende a profundizarlos. Por eso también vamos a hacer la protesta ante la Asamblea», explicó la mandataria.

En ese sentido, adelantó además que se convocará «a todos los partidos políticos» a que acompañen la presentación «porque es una convicción definitiva en todo el mundo de que este es un reclamo avalado por la sociedad argentina y la comunidad latinoamericana».

«Que nadie espere gestos que estén fuera de la política y la diplomacia. Somos gente que hemos sufrido demasiado la violencia en nuestro país. No nos atraen los juegos de las armas ni las guerras», ratificó Cristina Kirchner, descartando de plano cualquier ánimo belicista.

Citando al músico John Lennon, la Presidente le pidió «al Primer Ministro [David] Cameron que le dé una oportunidad a la paz y no a la guerra» y reclamó «terminar con cualquier tipo de excusas de quienes usurpan las Islas Malvinas y baten el parche como si fuera un trofeo de guerra».

En el mismo acto, la jefa de Estado oficializó el decreto por el cual se levantará el secreto del Informe Rattenbach y creó la comisión que trabajará durante treinta días sobre su contenido. Esta decisión ya había sido adelantada el pasado 25 de enero por la Presidente.

A través del decreto 200, el gobierno nacional dispuso crear la comisión conformada por un representante del Ministerio de Defensa y otro de la Cancillería para aconsejar «en un plazo de treinta días corridos» sobre la «parte de la documentación contenida en el informe cuya eventual publicación pudiera poner en riesgo la seguridad interior, la defensa nacional o las relaciones exteriores» del país.

En la misma normativa se invitó además al coronel Augusto Rattenbach, hijo del general Benjamín Rattenbach, a formar parte del grupo que estudiará si alguna parte del informe debe permanecer sin publicar. Luego de esos treinta días, se levantará el secreto de Estado que regía sobre el documento.

En su alocución, Cristina Kirchner informó además que en el mes de marzo se inaugurará el Hospital de Salud Mental «Islas Malvinas» donde antes estaba el Instituto Geográfico Militar para «todos los que combatieron en el frente y estuvieron en territorio malvinense».

Allí, según informó la mandataria, «no solamente se van a atender las secuelas que puede tener un ex combatiente, sino también los problemas de adicciones o violencia familiar que estas cosas han generado en esos hombres que vivieron situaciones límite».

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *