Todos detenidos! La policía santafesina atrapó a los dos prófugos

Así lo manifestó el vice-gobernador de Santa Fe en declaraciones periodísticas y lo confirmaron a Infobae fuentes provinciales y nacionales. Los dos prófugos fueron arrestados en la zona de arrozales en la que había caído Martín Lanatta. Tienen magullones y heridas cortantes, pero sus vidas no corren peligro

El vicegobernador de la provincia de Santa Fe, Carlos Fascendini, anunció esta mañana que agentes provinciales apresaron a Cristian Lanatta y Víctor Schillaci, los dos fugados del penal de General Alvear que aún no habían sido recapturados.

«La policía de la provincia detuvo a los otros dos prófugos, es reciente», reveló minutos después de las 8 de la mañana en declaraciones a radio Del Plata. «Entiendo que estaban en cercanías de Cayastá», apuntó.

Fuentes de la administración provincial adelantaron a Infobae que a los dos fugados los apresaron en una región de arrozales, en inmediaciones al lugar en el que fue arrestado Martín Lanatta.

«El personal de seguridad me comunicó la detención de los restantes», precisó Fascendini, que destacó el accionar de los efectivos de su provincia: «Este es un hecho que demuestra que hay personal valioso en la policía».

Fuentes vinculadas a la búsqueda precisaron -en diálogo con este medio- que al momento de la detención, «Lanatta y Schillaci presentaban magullones y heridas cortantes, pero sus vidas no corren peligro».

Los mismos informantes apuntaron que los prófugos fueron detenidos por personal de la Tropa de Operaciones Especiales ( TOE) que había recorrido la zona durante el fin de semana, pero no los había podido detectar; sin embargo, en las últimas horas, por nuevos indicios, regresaron al lugar y lograron el objetivo de atrapar a Cristian Lanatta y Schillaci con vida.

Los dos reos son trasladados a la Unidad Regional 7° de la localidad santafesina de Helvecia, en medio de un férreo operativo de seguridad que incluyó la participación de agentes de todas las fuerzas federales.

Lanatta y Schillaci estaban «cansados y con armamento»: tenían en su poder un fusil FAL con 20 municiones calibre 7.62 al momento de ser encontrados por la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) de la Policía provincial, en un molino arrocero, donde tomaron como rehén a un empleado.

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *