Los ex-combatientes que se encuentran luego de 30 años

En el año 2011 se constató el hallazgo de un ex-combatiente de la guerra de Malvinas en Concordia. Hace apenas unos días en el vecino país de Uruguay se encuentra a otro ex-convicto, el mismo estaba en sitaución de calle. Es decir, era un linyera habitúe de las calles de Tacuarembó.

En Entre Ríos
Francisco Fherenbacher fue suboficial de la Armada, quien fue encontrado de manera causal por otros ex soldados en una quinta abandonada cercana a la localidad de La Criolla.

El excombatiente se desempeñó como maquinista en el destructor ARA Comodoro Py durante la guerra de Malvinas. Cuando finalizó el conflicto, nunca pudo ser localizado, por lo que figuraba como desaparecido para los registros e incluso sus camaradas no descartaban que se hubiera suicidado.

Los integrantes del Centro de ex Combatientes de Concordia encontraron a Fherenbacher luego de una visita a una escuela de La Criolla, donde se enteraron de que en un monte cercano vivía un hombre que decía haber combatido en las islas del sur.

Los vecinos les explicaron a los excombatientes que el hombre vivía solo, en la más absoluta pobreza y tenía las facultades mentales alteradas. Cuando el grupo llegó al lugar comprobó que el sujeto que vivía como un ermitaño es efectivamente Fherenbacher, uno de los pocos veteranos de guerra que nunca pudo ser contactado tras la guerra.

Otro impedimento para ubicar al ex combatiente radicó en que los registros de la Armada lo tenían anotado como Fehrenbacher en vez de Fherenbacher y en que los dos últimos números del DNI de los registros no coincidían con los del verdadero.

Fherembacher tiene 57 años y vive solo en un precario refugio que está en el medio de una quinta cítrica abandonada, propiedad de su familia. 

Al momento de ser encontrado, el ex soldado tuvo un momento de alegría cuando reconoció a uno de sus compañeros durante el conflicto bélico, pero inmediatamente volvió a ensimismarse en un comportamiento errático y abstraído, según los testimonios de quienes lo encontraron.

El ex combatiente vive en precarias condiciones, sin luz ni agua y come los alimentos que le acerca un hermano. Al deficiente estado físico y mental del excombatiente se suma el hecho de que hace unos días fue mordido por un perro en la mano y la herida se le infectó.

El caso mas reciente, en Uruguay
Volvió de Malvinas al finalizar la guerra. Llegó a su Corrientes natal, pero a los 15 días decidió ir a Tucumán para buscar trabajo. Su familia nunca más supo de él, y hasta lo dio por muerto. Pero hoy, casi 30 años después, el ex combatiente Miguel Ángel Brítez fue hallado con vida en Uruguay.

Brítez fue encontrado en las últimas horas en la ciudad uruguaya de Tacuarembó, donde vivía en la calle como mendigo y sufría problemas psicológicos, según informó la agencia DyN.

El hallazgo del ex soldado, de 49 años, fue confirmado hoy por el presidente del Centro de ex combatientes de Malvinas en Corrientes, José Galván, quien precisó que Brítez será trasladado el próximo lunes hacia la capital correntina.

«Nos enteramos de esta noticia anoche, cuando recibí un llamado de la vicecónsul del Uruguay, Carola del Río, quien nos informó que habían hallado a un ex combatiente que vivía como linyera en Tacuarembó», relató Galván a DyN.

La identidad de Brítez, quien se desempeñó como infante de Marina y entró en combate en Puerto Argentino, salió a la luz fruto de una pelea callejera en la que sufrió graves heridas que motivaron su hospitalización.

«El consulado argentino nos informó que el camarada sufrió hundimiento de cráneo durante esta riña callejera, lo que le provocó una parálisis de la mitad del cuerpo y de la cintura para abajo», agregó Galván, aunque señaló que Brítez «está lúcido y pidió volver a Corrientes».

El consulado argentino ante Uruguay repatriará a Brítez el próximo lunes y lo trasladará hasta la ciudad entrerriana de Colón, donde el ex combatiente será subido a un avión sanitario del Gobierno de Corrientes que lo llevará finalmente hasta su provincia natal.

«Miguel Ángel es originario de Itá Ibaté y sus seis hermanos lo van a esperar el lunes en el Aeropuerto de Corrientes, en un momento que va ser emotivo e histórico», dijo Galván.

La familia Brítez «está muy conmocionada por esta noticia, porque la madre del camarada falleció hace 14 años pensando que su hijo estaba muerto».

Tras el reencuentro con sus familiares, el ex combatiente será trasladado al Hospital Escuela de Corrientes para internarlo debido a las graves heridas que sufrió durante la pelea callejera y por los problemas psicológicos que padece.

Brítez había regresado tras la guerra a Itá Ibaté, una localidad situada 154 kilómetros al este de la capital provincial, pero a los quince días decidió abandonar su hogar y viajar a Tucumán para buscar trabajo.

«Desde que se fue, supuestamente a Tucumán, allá por el segundo semestre de 1982, perdió todo contacto con su familia, que lo creyó muerto. Es el primer caso de este tipo que nos ha tocado vivir, por lo cual estamos muy emocionados y el lunes será un gran día para todos los ex combatientes», subrayó Galván.

 

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *