Lucas Gonzalez, un pueblo dividido por un cura

En su apostolado, el sacerdote Juan Diego Escobar se encargó de marcar divisiones en la pequeña comunidad del departamento Nogoyá. Cuando la denuncia de abuso tomó estado público, un amplio sector de la sociedad se mostró a favor del sacerdote indicando su inocencia, mientras que otra parte muestra su indignación sin interponer dudas en la causa. 

Muestras de apoyo, acusaciones directas de falsos testimonios y defensa acérrima para con Juan Diego Escobar Gaviria es la misión que lleva adelante el círculo mas allegado al sacerdote, que  ya realizó dos marchas las cuales también tienen dos versiones de su motivo. Algunos la definen y asistieron en muestra de apoyo al sacerdote, otros mas prudentes mencionan que concurrieron para exigir la verdad, sin tomar partido por algunas de las partes. 

De todas maneras, el sector restante que no duda del desarrollo judicial, que cree en los testimonios de la causa, se muestran indignados ante la reacción de los mas cercanos y exigen rápida condena para el sacerdote acusado de abuso de menores y que cumple prisión domiciliaria hasta el momento en Oro Verde, pero no se descarta que regrese al penal de Victoria.

CUANDO SE SUPO DEL ARRESTO DOMICILIARIO
El día martes por la tarde, Juan Diego Escobar salió del penal de Victoria y por decisión de la Cámara de Apelaciones se le otorgó el beneficio de arresto domiciliario que debía cumplir en la ciudad de Oro Verde. 

Ante tal noticia, «los amigos del Padre Juan Diego, en gran número, festejaron ayer en la iglesia local la libertad del cura, cantando alabanzas al Señor durante más de una hora» menciona Ricardo Delgado en www.fmsensacion887.com.ar

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *