Nuevamente la agresión en el fútbol

Si bien no se registró un hecho de violencia concreto, una serie de incidentes obligaron a la suspensión del partido que se encontraban disputando Cultural Hernández con Roma de Ramírez por la cuarta fecha de la Unión de Ligas. Lo llamativo del caso, es que el hecho violento comenzó en el interior del campo de juego. 

Hace pocos días se conoció la sentencia que recibieron los jugadores del club Don Bosco de Paraná por la agresión al árbitro del partido en el encuentro que disputaron en Nogoyá, frente a 25 de Mayo en el verano pasado.

Pareciera una tendencia, una nueva forma de expresarse por aquellos que deberían dar el ejemplo. Ya sea, jugadores, plantel técnico o árbitros.  Llama la atención ver que a nivel nacional, ambos equipos que se disponen a jugar un partido, hacen un minuto de silencio para reflexionar sobre la violencia en el fútbol  pero en el interior del país, mas precisamente en nuestra región, los mismos protagonistas de esta puesta en escena deportiva, son aquellos que foguean la violencia desde el interior del campo de juego hacia las hinchadas.

En la ciudad de Hernández, cuando Cultural recibió a Roma y se iban disputando 25 minutos de partido, un entre dicho entre el árbitro del encuentro y un integrante del plantel de Roma de Ramírez, finalizó con un intento de agresión hacía el juez del partido. Tras este altercado, se suspendió el encuentro y el ánimo en las hinchadas tomó temperatura.

Es un hecho que escapa a la fuerza policial, a las directivas de la Liga y a las garantías de seguridad que se requieren para que los eventos deportivos se lleven a cabo. Es un  hecho que llama a la reflexión a aquellos que ejercen su función dentro del campo de juego. A ese grupo de aproximadamente 50 personas, entre jugadores, plantel y agentes policiales quienes son los únicos autorizados para estar dentro de la cancha.

¿Hasta cuando?

 

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *