Nuevo equipamiento en los centros de salud

Gracias a los beneficios del Programa Sumar, los centros de salud dependientes de la Municipalidad de Nogoyá podrán contar con nuevo equipamiento. Con los fondos recaudados a través de dicho seguro público materno infantil –ex Plan Nacer- se compró un aparato de ultrasonido para el Centro Integrador Comunitario (CIC), una balanza pediátrica para el Centro Dr. Griffoni y mobiliario para el Centro Dr. Mello.

Rita García, Coordinadora del Programa Sumar en los centros municipales de salud informó que con los fondos recaudados se podrá comprar equipamiento para las distintas dependencias. “Ya se adquirió un aparato de ultrasonido para el CIC y tenemos pedida una computadora, para el Dr. Griffoni, compramos una balanza y también solicitamos una computadora y un negatoscopio para ver las radiografías”.

Sí bien para el Dr. Ghiano se solicitó una computadora, García lamentó la imposibilidad de adquirir una para el Dr. Mello. “No pudimos comprometernos con la computadora para este Centro porque había otras prioridades como tensiómetros, estetoscopios y escritorios a razón de las roturas generadas en el mobiliario con la cola de tornado que pasó el año pasado por la ciudad”.

Sumar en Nogoyá
El Programa Sumar es la ampliación del Plan Nacer desarrollado por el Gobierno Nacional en busca de políticas públicas más equitativas e inclusivas, pensado inicialmente como un seguro público de salud materno infantil el programa logró incorporar actualmente a los niños, niñas y adolescentes de 6 a 19 años y a las mujeres hasta los 64 años, así más argentinos reciben una mejor cobertura sanitaria.

Para el financiamiento del programa se utiliza un modelo innovador en el cual la Nación transfiere recursos a las provincias en base a las prestaciones priorizadas por cada establecimiento. El equipo de trabajo local es quien decide el destino de ese recurso en base a sus necesidades particulares.

“Es un mérito y un hallazgo muy bueno, es un sistema nacional y a la vez federal donde cada provincia tiene su régimen de trabajo, a la vez que Nación es quien nos envía la refacturación de los fondos” aseguró García.

Gracias al dinero recibido por las facturaciones, los centros de salud cuentan hoy con camillas ginecológicas y pediátricas, vitrinas, balanzas pediátricas, ultrasonido de latidos fetales, se han adquiridos aerocámaras y sillas para las salas de espera. En tanto en el Dr. Griffoni y el Dr. Ghiano poseen aire acondicionado frío- calor, compresores nuevos para odontología y el CIC tiene un consultorio odontológico nuevo.

Cumplir con los objetivos
A través del Programa Sumar en cada establecimiento los profesionales realizan evaluaciones psicosociales y psicofísicas de forma constante, eso, asegura García “nos sirve para ir evaluando a los chiquitos y de ahí el médico hace la derivación correspondiente”.

Con el seguimiento de cada paciente se busca prevenir la morbimortalidad materno infantil. Así, el doctor basado en una historia clínica debe saber qué problemas se han tenido con anterioridad, cuál es la herencia familiar y posteriormente se continúa con controles nutricionales, odontológicos, psicológicos y demás especialidades.

“Desde el principio hicimos todo el trabajo en equipo, tanto médicos, odontólogos, las enfermeras que son su mano derecha, las ordenanzas, la parte contable, administrativos, y los mismos pacientes y sus mamás que confían en nosotros” manifiesta García.

“Gracias a las obstetras y al Doctor Stigliano que es el ginecólogo, los embarazos atendidos en nuestros centros han llegado a término, los bebes nacieron bien y registramos una mortalidad materna del cero por ciento”.

Sumando más programas
Rita García insiste en que ni el Plan Nacer ni el Sumar pueden pensarse de forma aislada, que los resultados positivos se obtienen a raíz de que todos los programas están conectados y esa interconexión los efectivizan. En este sentido la Coordinadora resaltó la influencia de la Asignación Universal por Hijo.

“Esto se logra también a través de la Asignación Universal Por hijo, porque la mamá queda comprometida a realizar la Consulta por el Niño Sano, por lo menos una vez al año el niño debe concurrir al pediatra y este, debe constatar que el niño esté bien. Si se detecta una problemática se la deriva con el especialista”.

“No es pura burocracia, la Asignación está muy bien porque gracias a eso se han registrado muchas patologías que antes iban pasando y se llegaba a mayores y las madres no sabían que sus hijos tenían determinadas enfermedades. A la vez el paciente ayuda al centro al cual concurre y sabe donde debe ir a hacer la consulta.”

“Sabemos que nos falta, siempre tenemos que seguir creciendo, avanzando y teniendo las cuentas claras, estar seguros de que las cosas se adquieren y se pagan como corresponde”.

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *