El párroco Bonín atendió a una carmelita que escapó

El testimonio del cura Jorge José Lorenzo Bonin, párroco de la Basílica Nuestra Señora del Carmen, se constituyó en un elemento clave en la investigación judicial que lleva adelante el fiscal Federico Uriburu en torno a la denuncia por aplicación de torturas y el ejercicio de la privación de la libertad en el convento carmelita de esa ciudad.

El sacerdote confirmó la situación vivida por una de las excarmelitas que, luego de haberse escapado del convento, corrió a buscar ayuda ante Bonin. El cura se puso en contacto con el arzobispo de Paraná, Juan Alberto Puiggari, y coordinaron entre ambos el viaje de la exmonja a su casa.

La exreligiosa detalló en la Justicia cómo hizo para poder salir del convento, estudió los movimientos, averiguó el destino de las llaves y decidió irse el lunes 28 de marzo. Lo hizo con ayuda del jardinero, que accedió a abrirle una de las puertas.

“Escapa al patio primero, y después se va a la calle con ayuda del jardinero. Al jardinero le pide si le puede destrabar la puerta. Y el jardinero accedió. De ahí, llega a la Basílica y pide ayuda a Bonin. En Tribunales, Bonin confirmó esa situación. Y las llamadas que hizo a Puiggari y el modo cómo se le facilitó que pudiera viajar con su familia. Bonin describe a la madre superiora como una persona con dificultad para el diálogo, y que en ese momento fue difícil tratar con ella. Dijo que es una persona que siempre quiere tener la razón en todo, y que si las cosas no se hacen de la forma que ella piensa, no se hacen”, explicó el fiscal Uriburu.

Fuente: El Diario

 

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *