El párroco Bonin habló sobre el allamiento

El padre Jorge Bonín que desde hace un año y medio se desempeña como párroco de la Basílica Nuestra Señora del Carmen, hizo referencia al allanamiento que se llevó adelante en el monasterio de las Carmelitas Descalzas.

«Hoy nos toca vivir un panorama muy triste, que golpea a toda la comunidad, ver el convento rodeado de policías es una postal que conmociona» mencionó el sacerdote.

Al ser consultado sobre como supo de la noticia, Bonín explicó que monseñor Puigarri se comunicó temprano por la mañana con el párroco «me pidió que me apersonara en el convento por el procedimiento que se estaba llevando adelante. Llegué al lugar, se me impidió la entrada al interior del convento y se me informó que hasta que no finalice el allanamiento no iba a poder ingresar».

El sacerdote aclaró que la Basílica Nuestra Señora del Carmen no tiene autoridad sobre el convento, «los sacerdotes concurren a celebrar misas y ayudan espiritualmente a las hermanas pero no tienen injerencia o relación alguna con la basílica, ellas se manejan de manera independiente, dependen de la iglesia universal, por su situación de aislamiento».

«El único contacto que tenemos con las hermanas es a través de las rejas cuando ellas se ubican en esa pieza que es denominada claustro. No tengo detalles del interior del convento porque jamás he ingresado más allá de la sacristía de la capilla» concluyó.

 

Es difícil el momento que se está viviendo, es muy preocupante, dios quiera que esto se pueda sanar y cambiar, indicó el sacerdote.

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.