El seleccionado de básquet va por el dreamteam

El seleccionado de básquetbol de la Argentina podría tener este miércoles una despedida acorde para su Generación Dorada campeona en Atenas 2004, en el choque de cuartos de final que sostendrá ante el poderoso representativo de los Estados Unidos, el candidato natural al título en esta cita olímpica de Río de Janeiro 2016 .
El partido se jugará desde las 18.45 en el Arena Carioca I, con televisación de la TV Pública y las señales de cable ESPN, TyC Sports y Fox Sports. También jugarán, en los restantes cruces de cuartos de final, Australia-Lituania (desde las 11), España- Francia (14.15) y Serbia-Croacia (22.15).

Por los complejos mecanismos de desempate que la Federación Internacional (FIBA) impuso para los Juegos Olímpicos, el conjunto de Sergio ‘Oveja’ Hernández quedó cuarto en la zona B, con un registro 3-2 para la primera etapa, el mismo que obtuvieron Croacia (primero), España (segundo) y Lituania (tercero).
Entonces, el equipo albiceleste, que en la noche del lunes cayó ante su par español por 92-73, quedó encuadrado para enfrentarse al rival que pocos o casi nadie quiere enfrentar: el combinado de los Estados Unidos, con buena parte de las estrellas de la NBA.

El camino del quinteto estadounidense, que lejos está de ser un ‘Dream Team’ o por lo menos aquel que deslumbró en Barcelona 1992, ganó sin derrotas el grupo A, aunque pasó ciertos sobresaltos contra Australia (98-88), Serbia (94-91) y Francia (100-97).
Argentina, más allá del rodaje acumulado que ostentan Emanuel Ginóbili (39 años), Andrés Nocioni (36), Luis Scola (36) y Carlos Delfino (33), los cuatro líderes de la Generación Dorada que están en Río, se apoya en la historia y en la vigente jerarquía individual para buscar la hazaña.

El equipo argentino que dirigía Rubén Magnano, el mismo director técnico que comandó la gesta en Grecia dos años después, se dio el gusto de cortar un invicto de 58 partidos del quinteto estadounidense, al ganarle por 87-80 en esa recordada noche de Indianápolis 2002, en el Mundial luego ganado por Yugoslavia.

Y dos años después, Argentina reverdeció esos laureles en Atenas y le asestó otro cimbronazo a los Estados Unidos, al derrotarlo en semifinales por 89-81, en una noche de ensueño del bahiense Ginóbili, con 29 puntos y 3 rebotes.

En los otros cinco cruces en JJ.OO., Estados Unidos logró la victoria: Londres 1948 (59-57), Helsinki 1952 (85-76), Atlanta 1996 (96-68), Beijing 2008 (101-81) y Londres (109-83).

Las realidades de uno y otro equipo asoman distintas. El combinado estadounidense, más allá de sus ausencias, continúa siendo favorito. Y la Argentina está en el lógico ciclo de recambio que no alberga, aún, esperanzas de renovar los créditos en medallas.

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *