¿Sabes cuánto cotizó hoy tu bienestar?

En el mundo de las cotizaciones monetarias y cambiarias, hay una constante oscilación de subas y bajas, que muchas veces es capaz de desestabilizar no sólo a la economía, sino también a la persona afectiva y emocionalmente. Lo mismo pasa con los estados de ánimo. No dependemos de estas oscilaciones para experimentar salud y bienestar. Por Elizabeth Santángelo.Se atribuye el interés por la cotización de la moneda, por un negocio que se quiera establecer, por la venta o la compra de un inmueble, para calcular cuánto puede generar un viaje y tantos otros motivos.

Pero pensemos un momento en el aspecto de nuestros sentimientos: ¿qué es lo que pretendemos con el sube y baja de nuestra autoestima, del humor y el ánimo para empezar el día? ¿Sentimos que la vida tiende a devaluarse como la moneda?

¿Acaso no deseamos realmente estar bien, con expectativas de una vida plena, sin vaivenes ni altibajos? ¿Estamos predispuestos a enfermarnos o reclamar la salud?

Ese cambio abrupto del estado de ánimo muchas veces, aún sin tener el diagnóstico de una enfermedad, se vive cotidianamente y hace de cada día una experiencia amarga, sin brillo y sin expectativas. En cierta forma es aceptar que vivimos encerrados dentro de un envase material llamado cuerpo, sin dar lugar a un cambio radical y mental.

La risa, la disposición sincera de hacer las cosas bien y el buen humor siempre son aliados aconsejables.

Pero no solamente eso, una persona alegre, al tener facciones más atractivas, tiene mejores relaciones sociales y laborales y es un antídoto contra la depresión.

Es por eso que conocidas las virtudes de la risa, hoy se utiliza como terapia en muchos países y algunos hospitales destinan alguna de sus salas y preparan a su personal para ayudar en la recuperación de pacientes graves.

Las llamadas “terapias de la risa”, consisten en provocar risas espontáneas a través de chistes, conversaciones agradables, anécdotas, videos, películas y se enseña a las personas a reírse de la vida, de sí mismas y a recordar situaciones agradables.

Como dijo el actor Charles Chaplin, «Una sonrisa cuesta poco y produce mucho, no empobrece a quien la da y enriquece a quien la recibe, dura sólo un instante, pero su recuerdo perdura eternamente”.

Profundizando sobre este estado mental, Mary Baker Eddy en una de sus obras reflexiona: “El hombre no es un péndulo, oscilando entre el mal y el bien, el gozo y el pesar, la enfermedad y la salud, la vida y la muerte”. “Para remediar esto, debemos primero dirigir nuestra mirada en la dirección correcta, y luego seguir por ese camino. Debemos formar modelos perfectos en el pensamiento y mirarlos continuamente, o nunca los esculpiremos en vidas grandes y nobles”.

Mediante este cambio mental, es posible salir de la inconstancia y la sensación de incertidumbre, de la irritación y del mal humor.

Usted y yo tenemos la capacidad para sobreponernos al “yo” personal, limitado y controvertido, dejando que la identidad real, libre y satisfecha salga a la superficie y permanezca, no solo para favorecernos individualmente, sino también para beneficiar con nuestro bien a los demás. Es poner en marcha nuestra capacidad de dar, más que de recibir.

Esta es una moneda siempre estable y bien cotizada.

Por Elizabeth Santángelo
I
ntegrante del Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana, en Argentina.

felicidad-11-300x229

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *