Se filtró un comunicado que Puiggari envió a los obispos

Cadena 3 de Córdoba hizo pública la misiva que envió el superior del arzobispado de Paraná, a sus pares de gran parte del país. El obispo sigue cuestionando el allanamiento y acompañó el comunicado con fotos de una puerta forzada.

A través de un comunicado enviado a sus pares, monseñor Juan Alberto Puiggari calificó de “desmedido el uso de la fuerza” desplegado en el procedimiento, en el que participaron “30 efectivos policiales, entre ellos el grupo GEO de fuerzas especiales que suelen usarse para allanar los lugares de narcotráfico”, para requisar un convento en el que viven “17 mujeres, algunas de ellas enfermas”.

En ese marco, el religioso negó que las monjas de clausura hayan sido privadas de la libertad, torturadas o llevadas a un estado desnutrición.

“En cuanto al uso de la disciplina, es algo que tienen permitido por Constitución y no es obligatorio; los cilicios y elementos que muestra TN en la televisión no son los que sacaron del convento y mordazas no existían”, recalca el comunicado.

«El periodista Daniel Enz, director del semanario Análisis, es conocido por su militancia contra la Iglesia y se dedica a investigar y publicar escándalos eclesiales, muchas veces de modo calumnioso», agrega el texto.

«La noticia sale editada en el semanario ese jueves a las seis de la mañana y a las seis y diez de ese mismo día se da comienzo al allanamiento. ¿Cómo puede ser? El mismo Daniel Entz lo responde en una entrevista televisa de difusión nacional, en Todo Noticias (TN), con el periodista Nelson Castro, comentando que la noche del miércoles llamó al fiscal de la localidad para avisarle que al día siguiente salía publicada la nota, por si las hermanas, al leerla, escondieran los elementos de tortura», continúa.

convento2

«En este sentido también es muy claro el ensañamiento más o menos general de los medios de comunicación locales y nacionales con la noticia, particularmente por el hecho de que no entra en la mentalidad y cultura actual la posibilidad de la penitencia o los sacrificios personales, como tampoco el sentido de una vida consagrada entregada a Dios en la clausura», añade.

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *