Tras recibir presiones, renunció la edil del FEF

Aún no se conoce el texto de la dimisión de la concejal de Nogoyá, pero se presume que la decisión se vincula a las intimidaciones del referente bustista Daniel Koch. “Me dijo que iba a empapelar la ciudad diciendo que soy una traidora”, reveló Raquel Pazo.

La concejal Raquel Pazo presentó la renuncia a su banca luego de ser víctima de “agravios y amenazas” por parte del referente local de la fuerza que conduce el ex gobernador Jorge Busti. “La estoy pasando muy mal. (Daniel) Koch me amenazó con empapelar la ciudad con mi nombre, diciendo que soy una traidora”, denunció la edil en diálogo con la prensa.
Pazo comunicó el miércoles públicamente su decisión de alejarse de la bancada del Frente Entrerriano Federal (FEF) en el Concejo Deliberante de Nogoyá, que integraba junto a su par Marcos Acosta. La concejal argumentó que eran “importantes diferencias conceptuales y metodológicas” las que motivaban su decisión y anticipó que, en la siguiente sesión, formaría un bloque unipersonal. La alianza conformada por la fuerza política que Busti lidera a nivel provincial y Koch a nivel local, con el dirigente ruralista Alfredo De Ángeli fue, según trascendió, una de las razones de sus discrepancias.
“Es una decisión en la que pienso hace bastante tiempo, motivada en algunas diferencias conceptuales que vengo teniendo con el bloque, donde veía que mi rol como concejal con vocación de servicio y ganas de trabajar por la comunidad pasó a ser la de oposición por la oposición misma”, explicó la edil el miércoles.

VERSIÓN. Al día siguiente de la renuncia de Pazo, medios digitales se hicieron eco de una versión difundida desde el sector de Koch: supuestamente, la edil se había arrepentido de su decisión e incluso había pedido disculpas a Busti por su conducta y sus dichos.
Un comunicado de prensa enviado desde el FEF daba cuenta de que Pazo había explicado que había sido “una calentura del momento” y “las pulsaciones propias de mi carácter” las razones de su determinación.
“Me reuní con mi compañero de banca, Marcos Acosta, y el conductor del FEF local, Daniel Koch, y zanjamos diferencias, que eran sobre mi sensación de que no encontraba el protagonismo que necesitaba para trabajar”, destacó Pazo, quien se retractó y se arrepintió de sus declaraciones, según se difundió entonces.

APRIETE. En realidad, el encuentro fue en duros términos. Pazo se asustó y, bajo presión, decidió volver al bloque. Incluso firmó una retractación en ese sentido. Pero al día siguiente, no sólo la concejal sino toda la comunidad nogoyaense se sorprendió con la aparición en una radio local del dirigente Koch amenazando públicamente a la edil.Que la iba a seguir “a muerte”.
Que iba a interceptarla en la iglesia, en el supermercado, en la calle y en todos lados haciendo saber que era “una traidora”. Que lo iban a saber también sus hijos, sus alumnos y los padres de su alumnos, ya que pensaba apersonarse en la escuela donde Pazo da clases e, incluso, ir “casa por casa” fueron algunas de las amenazas que, fuera de sí, Koch expresó en el programa Panorama, en FM Ciudad. La reacción de Pazo fue presentar su renuncia no ya al bloque, sino a la banca de concejal. El texto, cuyo contenido aún se desconoce, ingresó el viernes y ahora deberá ser tratado por el pleno del cuerpo, que decidirá si se acepta o no la dimisión.

Derechos protegidos
El audio de las amenazas que Koch profirió por radio fue registrado por un grupo de mujeres de Nogoyá que luchan contra la violencia de género y llegó a manos de la delegada provincial del Instituto Nacional contra la Discriminación (Inadi), Lucía Grimalt. La funcionaria expresó al respecto: “Inadi Delegación Entre Ríos, al tomar conocimiento de estos acontecimientos, observa con preocupación las manifestaciones en medios de comunicación contra la persona de la concejala, que exceden el debate político. Confrontar ideas, denunciar hechos con los cuales no se acuerda, reclamar en defensa de un ideal político, no debe traducirse en amenazas ni en violación de la ley nacional 26.485, de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar las violencias contras las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales”, añadió.

Pazo: “La estoy pasando muy mal”
“Koch habló sobre mi persona con palabras muy agraviantes. Me amenazó con empapelar la ciudad diciendo que soy una traidora. Se metió hasta con mi padre, que está fallecido, y a eso no se lo voy a perdonar”, dijo Pazo al diario La Acción de Nogoyá, conmocionada por la situación que le toca atravesar. “La gente me conoce, tengo una familia hermosa, que me respalda en todo. La estoy pasando muy mal con todo esto”, añadió la mujer.
Raquel Pazo es maestra, tiene 47 años, está casada y tiene una hija. Proviene de una familia tradicional de Nogoyá, vinculada al campo y a la iglesia. Su primo, César Pazo, fue candidato a intendente de Paraná por el Partido Popular de la Reconstrucción, y su hermano, Ricardo Pazo, veterinario y ex presidente de la Sociedad Rural de Nogoyá, fue candidato a senador por el departamento en las listas del FEF.
La incorporación de esta docente y de su hermano en las listas de 2011 junto a Busti y Koch fueron un intento de brindar prestigio a una nómina que el perfil del propio Koch ensombrecía. Sucede que, lejos de ser el candidato ideal, fue la única opción posible en una fuerza diezmada a raíz de la baja en la popularidad del ex gobernador, que motivó que varios dirigentes de renombre decidieran no acompañar en la elección.
Entre otros hechos y dichos salientes, el Ruso Koch, como se lo conoce en la ciudad, es recordado por manifestar en el acto de lanzamiento de su candidatura, en septiembre de 2010, que a sus deudas con la sociedad las había “pagado con cárcel y con plata”. En 2012 volvió a despertar el repudio de la sociedad al manifestar su rechazo a que dos calles de Nogoyá llevaran los nombres de los nogoyaenses Omar Amestoy y María del Carmen Fettolini, asesinados en 1976. Koch lamentó que en su ciudad hubiera calles “con nombres de terroristas” y ya entonces quedaron en evidencia las diferencias con la concejal Pazo: ella, sobrina de Horacio Pazo, militante montonero desaparecido en 1977, votó a favor de la ordenanza.
En enero de este año, tras la realización del Campamento de la Memoria, Koch se quejó en las redes sociales porque Nogoyá estaba “invadida por montoneros”.

Fuente: El Diario

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *