Omar Martínez es sinónimo de automovilismo local y nacional. El Gurí es un referente de estos tiempos dentro del deporte motor y un 21 de agosto de 1983 se subió por primera vez a un auto de carrera. Fue en un máquina de la Fórmula entrerriana para dar inicio a una vasta trayectoria dentro del campo profesional dejando en claro que es uno de los mejores exponentes del automovilismo nacional en los último años y principal referente a nivel provincial. Fuente: Diario Uno

Cumplió 30 años dentro de las principales categorías nacionales y fue noticia más de una vez. Omar Martínez compite en la actualidad en la categoría más popular y espera meterse dentro de los clasificados que pelearán por el cetro en el Turismo Carretera.

Hoy, en plena actividad, recordó junto a Ovación Radio, su larga trayectoria y sus arranque. Omar está cerca de su retiro, pero su buen momento aleja esa chance que hoy en día no pasa por su cabeza.

“El 21 de agosto de 1983 fue mi primera carrera en la Fórmula Entrerriana, según marcan las estadísticas. Uno no toma dimensión del tiempo que va pasando o cuánto hace que uno viene realizando una carrera como profesional dentro del automovilismo. Sin dudas que son muchas cosas que han pasado a lo largo de todo estos años y cuando vienen estas fechas uno recuerda todo lo que ha pasado. La primera carrera a nivel nacional la gané a los cinco años de haber comenzado a correr, de esa fecha hace poco que se cumplieron 25 años. La prueba fue en la Fórmula Renault y son esas cosas bastante importantes, pero uno trata de seguir para adelante y luego, cuando termine mi carrera profesional, recordaré mejor todas estas fechas tan fundamentales para mí”, dijo Omar Martínez en el comienzo de la rica charla.

“En casi todas la categorías que he corrido, en la mayoría, logré campeonatos, salvo en el Turismo Nacional que no corrí nunca. No me arrepiento de nada de lo que realicé y las cosas se fueron dando de la forma que uno nunca las imaginó. Cuando arranqué me gustaban los autos de Fórmula y me hubiera gustado seguir participando en alguna categoría más de ese tipo. Pero los autos con techo formaron parte de vida con todas las cosas que han pasado y de nada me arrepiento”, aseveró el ídolo de la marca Ford en el Turismo Carretera.

En cuanto su principal labor dentro del automovilismo dijo: “Mi logro más importante fue haber conseguido el título en 2004 en el Turismo Carretera, eso sin lugar dudas. Está bueno ganar el TC 2000 o Top Race, pero nada se compara al TC que es en donde se concentra la mayor pasión del automovilismo nacional”.

En lo que se refiere a la actualidad argumentó: “En cuanto a los resultados deportivos, venimos mejorando y estamos bien en la actualidad. Y sin lugar a dudas estoy en el final de mi carrera pero no me gusta hablar de eso, prefiero mirar para adelante disfrutando el presente. Cuando llegue el momento se enterarán todos”.

“Por haber podido vivir del automovilismo creo soy un privilegiado. Y soy agradecido a Dios de poder hacer lo que quiero y poder vivir. Es muy importante lo que me ha ocurrido y el día que no esté arriba de un auto de carrera trataré de buscar otra alternativas para seguir ligado al automovilismo. En lo personal estoy muy satisfecho por todo lo que pasé en mi carrera”, comentó el gran piloto entrerriano.

Luego, para finalizar, el piloto entrerriano manifestó: “Uno corre para estar adelante y es difícil. Estamos en condiciones de pelear para entrar a la Copa de Oro. Sigo corriendo porque considero que puedo pelear cualquier carrera, el día que no piense así daré a un paso al costado”.

Su actualidad
Omar Martínez tiene chances intactas de meterse en los playoff en el Turismo Carretera. La fecha del fin de semana en Olavarría es clave para estar entre los que pelearán por el campeonato en la categoría más popular de la Argentina. En la campeonato se encuentra 15º.

Un breve repaso por la rica historia del gran piloto entrerriano
La carrera profesional de Omar Martínez se inició un 21 de agosto de 1983 compitiendo en la Fórmula Entrerriana categoría en la cual participó hasta 1985 cuando decidió proyectarse a nivel nacional, luego de haber obtenido un subcampeonato ese año. De esta manera, el piloto entrerriano ascendería a la Fórmula Renault, categoría de la que emergieran grandes figuras del automovilismo nacional. Su actividad se vio premiada en 1990 y 1991, cuando obtuvo el bicampeonato. Estos lauros le permitieron poder seguir avanzando, yendo a competir en 1992 a la Fórmula 3 Sudamericana, su primera y única experiencia a nivel internacional. En la F-3, Martínez competiría hasta 1994, obteniendo ese mismo año el primero de una larga lista de subcampeonatos. Asimismo, este año también tendría su gran debut en la categoría que lo catapultara a la fama: el TC. Su debut se dio a bordo de un Ford identificado con el número 121.

En 1995, se produciría su debut en el TC 2000 y continuaría compitiendo en el TC. En ambas categorías, Martínez comenzaría a iniciar no solo su camino a nivel nacional, sino también su perfil como defensor de la marca Ford. En la categoría mayor, arrancó compitiendo a bordo de un Ford Falcon, mientras que en el TC 2000, competiría con uno de los Ford Escort XR3 del equipo de Tulio Crespi, teniendo como compañero de equipo nada más ni nada menos que a Guillermo Ortelli, piloto con el cual mantendría una gran rivalidad a futuro en el TC. Su afiliación a la Asociación Corredores de TC, le permite ser partícipe de una nueva categoría creada por dicha entidad en 1997 y que fuera conocida como Top Race. Justamente ese año, Martínez tendría el honor de ser el primer campeón del TR, compitiendo a bordo de un Honda Prelude. Precisamente, Martínez sería seleccionado ese año en el TC 2000 por la marca Honda, para conformar su primer equipo dentro de la categoría. Con esta marca, Martínez volvería a coronarse en 1998, pero como campeón del TC 2000.

El 1999, sería el año de despegue del piloto entrerriano dentro del automovilismo nacional, ya que al hecho de defender el título del TC 2000, se le sumó el desafío mayor de obtener la corona del TC. El sueño de la doble corona quedaría trunco, ya que ese año obtendría un subcampeonato en cada categoría, aumentando de esta forma su racha de segundos lugares. En primer lugar, Martínez compitió en TC 2000 para defender su título. Sin embargo, sobre el final del torneo decidió resignar sus chances favoreciendo a su compañero de equipo Silva. Mientras que en segundo lugar, obtendría el primero de cuatro subcampeonatos consecutivos del TC, siendo derrotado por Traverso.

A partir del año 2000 al 2002, Martínez comenzaría una cosecha de subcampeonatos que lo colocaban entre los pilotos con más finales de campeonato disputadas en el TC. Martínez sumaría una alegría más a su palmarés al ganar un nuevo título de Top Race en 2000 y obtendría un nuevo subcampeonato en 2002, al terminar segundo en el TC 2000, compitiendo para la escuadra oficial Toyota y por detrás de su compañero de equipo y eventual campeón Fontana. Al mismo tiempo en 2002 y con las consecuencias que dejara el estallido social ocurrido en Argentina el año anterior, Martínez decide redoblar sus esfuerzos creando su propio equipo de competición para el TC, con el cual se presentara a correr, obteniendo el subcampeonato en su primer año. Al día de hoy, Martínez Competición es considerada como una de las escuadras más importantes del país.

Finalmente en 2004, Martínez obtendría por primera vez el lauro más importante de su carrera, al consagrarse campeón de TC.

Fuente y Fotos: Diario Uno

Guri Martinez 2

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *