Uriburu indica que mejoró la calidad de vida de las Carmelitas

Respecto de la causa que investiga torturas y privación ilegítima de la libertad en el convento de carmelitas descalzas de Nogoyá, el fiscal Federico Uriburu indicó que la ex superiora del Carmelo “está en Chaco” y no tiene medidas restrictivas ya que “la única medida que se solicitó fue la exclusión del convento y la prohibición de contacto con las demás internas”.

Informó que “según sus abogados defensores no está bien de salud, está recluida en el Carmelo de Roque Sáenz Peña, y no tenemos otras novedades porque estamos esperando que se expida el juez Federal en relación a la competencia de la Justicia provincial o Federal”.

Mencionó también que en relación con esta investigación vivió “un episodio llamativo a mediados de noviembre”. “Las hermanas me llamaron al despacho pidiendo que fuera al convento y fui esperando obtener un testimonio favorable a la investigación.

Fui atendido por la totalidad de las hermanas en el locutorio donde reciben las visitas y me solicitaron que la madre superiora pase su cumpleaños ahí. Obviamente fue una charla informal pero se les explicó el trámite de la causa, que hay una medida judicial dispuesta y que el motivo no ameritaba echar atrás una medida judicial porque la investigación está por encima del festejo de un cumpleaños.

Fue desestimado el pedido informal, que no deja de ser llamativo”, reseñó Uriburu

En ese contexto, agregó que “había una de las hermanas que había citado para que la evaluara un equipo técnico para saber si estaba en condiciones de declarar ya que estaba fracturada y les pregunté por ella, y llamativamente me dejaron pasar al interior del convento.

Me contaron que a raíz de la investigación llegó una persona, una suerte de supervisora de la Nunciatura, quien había dispuesto distender las medidas, prohibió el uso de cilicios y látigos, y les permitió comer carne, e incluso pude hablar con la hermana que estaba lastimada, de reposo en la cama”.

Al respecto, resumió que “más allá de la respuesta que se pueda dar desde la Justicia Federal o provincial, tengo la satisfacción de que se mejoró la calidad de vida de esas personas y evidentemente algo mal había porque si no estos cambios no tendrían sentido”.

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *