Vecinos pasaron una mala noche por ruidos molestos

Una indeseable experiencia debieron atravesar los vecinos de la zona céntrica de Nogoyá, precisamente quienes residen entre calles San Martín, Alem, 9 de Julio y Centenario. Un evento social con música a alto volumen generó malestar.

El sábado por la noche, las molestias comenzaron a hacerse públicas en las redes sociales, en donde un vecino de calle San Martín, solicitaba al intendente Rafael Cavagna y a los concejales de todas las fuerzas, su intervención para que una fiesta que se realizaba en los fondos del Club Social, se ajustara a las ordenanzas vigentes con respecto al alto volumen de la música del evento.

«Se está realizando una fiesta al aire libre con música a un volumen exorbitante que no creo que esté habilitada por la municipalidad. El predio se encuentra en una manzana en donde vive gente mayor en lineas generales, gente que paga los impuestos como debe ser, y que tiene derecho a descansar como cualquiera en la ciudad» indica el reclamo ciudadano que se realizó a través de Facebook.

Este predio (…) no está habilitado como boliche bailable, en anteriores oportunidades los vecinos hemos tenido ya problemas por la realización de este tipo de fiestas en las que nunca se respeta el horario de silencio descanso contemplado en las ordenanzas vigentes.

Le ruego a quienes corresponda dispongan los mecanismos para hacer cumplir las ordenanzas o disponer los concejales reuniones con los vecinos para que esto no se repita. 

El reclamo del vecino de calle San Martín fue realizado a la medianoche y varios ciudadanos se hicieron eco, solidarizándose con la problemática e indicando que habían solicitado que se bajara el volumen de la música y desde el evento le hicieron caso, pero por solo 5 minutos, luego el volumen volvió a ser elevado y molesto.

«Realmente una vergüenza y la falta de autoridad es demasiado notable» manifiesta otro vecino luego que la situación se agravara, ya  que a las 3.30 de la madrugada, el señor que había iniciado el reclamo público seguía soportando el alto nivel de volumen y decidió mostrar la situación a través de un vídeo.

«Llamé a la policía y me dijeron que la fiesta en el Club social estaba autorizada. Era como tener la música en mi habitación. Los vecinos deberíamos hacer una nota solicitando al señor intendente revea esta situación, la semana pasada hubo otra fiesta igual» señala otra vecina.

Dejá tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.